Versión para impresiónSend to friend
Palestinian Grassroots Anti-apartheid Wall Campaign

#dignitystrike: segundo joven asesinado

Hoy se celebra el día 32 de la huelga de la libertad y la dignidad. Mientras los prisioneros en huelga de hambre resisten - la gente en Palestina están siendo asesinada en los controles y en las calles.
Durante una marcha en solidaridad con los huelguistas de hambre que terminó en el control de Huwara, Muataz Hussein Hilal Bani Shamsa, de 23 años, de Beita (distrito de Nablus) recibió un disparo en la cabeza por parte de un colono israelí y sucumbió a sus heridas en el lugar. El fotógrafo Majdi Eshtayya también resultó herido con fuego real disparado por el colono y fue trasladado al Hospital Rafidiya. Muchos más han sido heridos por las fuerzas de ocupación israelíes durante las protestas en el curso de los últimos días.  

 

Malos tratos israelíes a los que están en huelga de hambre

Las prácticas y políticas crueles de Israel hacia los presos políticos han conducido más de 1.500 presos políticos a comenzar una huelga de hambre por la dignidad y la libertad el 17 de Abril del 2017. No es ningún secreto que el trato y la tortura de prisioneros de Israel son inhumanos, en directa violación de los derechos humanos y del derecho humanitario. Como resultado de las medidas tomadas por los presos estos han sido objeto de violencia física y mental para empujarlos a que pongan fin a su huelga de hambre y a su protesta.

Apoyo a los Presos Addameer y la Asociación de Derechos Humanos han informado de que los huelguistas se han visto obligados a confinamiento solitario, negándoseles  las visitas del abogado, negándoseles el tiempo de recreo y la sal les ha sido confiscada. Lo más notable y preocupante es el hecho de que el Servicio de Prisiones de Israel ha hecho que sea difícil para los profesionales médicos independientes visitar y les impiden a los presos el acceso al agua potable.

 

Respetar existencia o esperar resistencia

Las fuerzas de ocupación israelíes no están siendo consideradas responsables de los malos tratos a los presos políticos y hasta el momento no se han realizado esfuerzos significativos para presionar a Israel ya sea por parte de la Autoridad Palestina o de la comunidad internacional. En cambio, los últimos días han visto manifestaciones de solidaridad, bloqueos de carreteras, sentadas y otros eventos solidarios que se celebraron en toda Palestina: en Belén, Siwad, Ramallah, Hebron, en el campo de refugiados de Tulkarem Asker, en el campamento de refugiados de Jenin, en Esawya, Atour, en la ciudad vieja de Jerusalén, en  Naplusa y en pueblos de los alrededores.
Los jóvenes activistas han estado bloqueando las carreteras solo para colonos en toda la Cisjordania ocupada en solidaridad con los presos políticos, exigiendo a la Autoridad Palestina que apoye a los prisioneros e intervenga para ayudar a cumplir las demandas de los huelguistas antes de que sea demasiado tarde.

Los colonos israelíes abrieron fuego contra un grupo de activistas palestinos que habían cerrado el tramo de la autopista al este de Ramallah hiriendo a Ibrahim Rasem Hamed, de 19 años, que más tarde fue detenido por las fuerzas israelíes. Muchas personas resultaron heridas y detenidas en los últimos días en toda la Cisjordania ocupada.

Ayer por la tarde, en el puesto de control de Qalandia que impide el acceso de Ramala a Jerusalén estalló un enfrentamiento que duró horas entre los jóvenes y las fuerzas de ocupación israelíes, el ejército israelí reprimió una manifestación de solidaridad disparando fuego real y gases lacrimógenos hasta después de la medianoche. Una persona resultó herida de bala y varias otros sufrieron inhalación de gases lacrimógenos.

La salud de los presos políticos se está deteriorando a un ritmo extremadamente rápido, los presos han sido trasladados a cárceles que tienen hospitales y las alarmas están sonando por los que se enfrentan en los últimos días a deterioros graves para la salud, que podrían ser alimentados a la fuerza, lo que viola las normas internacionales de la ética médica y el derecho internacional que consideran esta práctica como inhumana.

Es más importante que nunca que los que apoyan a la justicia actúen en apoyo a los huelguistas ya que sus vidas están en peligro por querer respirar la libertad. Deben seguir organizándose en sus comunidades, en sus universidades, en sus sindicatos y en sus comités de empresa. Deben llamar a sus partidos políticos, a sus instituciones, a sus grupos de solidaridad y a sus organizaciones para que trabajn en el campo de los derechos humanos para exigir que se cumplan las necesidades de esos presos. Respetar la existencia o esperar resistencia. 

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)