Versión para impresiónSend to friend
Palestinian Grassroots Anti-apartheid Wall Campaign

Una coyuntura decisiva en la historia palestina

A continuación, volvemos a publicar una entrevista con Jamal Juma 'en Mondoweiss. El 4 de Junio, Ida Audeh habló con Jamal Juma ', coordinador de la Campaña Palestina Contra el Muro del Apartheid, sobre la resistencia popular en Gaza, la política de la administración Trump sobre la cuestión de Palestina y las opciones palestinas para trazar un nuevo rumbo.

Desde hace semanas, los palestinos de todo el mundo se han visto estimulados por los acontecimientos que tienen lugar en la Franja de Gaza, lugar de las protestas masivas semanales (desde el 30 de Marzo) exigiendo el fin del asedio y bloqueo de Gaza (en vigencia desde el 2007) y el derecho a regresar a los hogares de los cuales ellos o sus mayores habían sido expulsados. Conocida como la Gran Marcha del Retorno, los habitantes de Gaza se han reunido lo más cerca posible de la zona de separación designada por Israel que separa Gaza de Israel. Soldados israelíes a distancia, agazapados detrás de las barreras de tierra que crearon en los días previos a la marcha, y sin ningún peligro de ataque por parte de los manifestantes desarmados, eligen a los manifestantes a su gusto. Para el 14 de Junio, al menos 129 palestinos habían muerto y 13,000 heridos; los muertos incluyen médicos como Razan al-Najjar, de 21 años, y periodistas, incluido Yaser Murtaja, que suelen ser considerados fuera de los límites en las zonas de conflicto, pero transformados por Israel en objetivos principales.

El 4 de Junio, hablé con Jamal Juma ', coordinador de la Campaña Palestina contra el Muro del Apartheid, sobre la resistencia popular en Gaza, la política de la administración Trump sobre la cuestión de Palestina y las opciones palestinas para trazar un nuevo rumbo.

Ida Audeh: Lo entrevisté en Agosto del 2011 para aprender más sobre el muro de separación y su efecto en las comunidades a su paso. Describe el sistema de control actual de Israel sobre los territorios ocupados, del cual el muro es parte.

Jamal Juma ': Está claro que el muro fue diseñado para aislar y sitiar a los palestinos. El proyecto de situar a los palestinos en estado de sitio mediante el muro se ha completado. Cerró todas las zonas dinámicas que Israel consideró necesarias para aislar varias zonas. El ochenta por ciento del Muro está dentro de Cisjordania. La segunda parte del sitio es el refuerzo de los asentamientos. Cada asentamiento tiene lo que Israel llama una zona de amortiguación: un aparato de seguridad que consiste en alambre de púas y carreteras que los palestinos no pueden usar. Esto, junto con las carreteras alternativas (derivación) (que llamamos caminos del apartheid), les permite controlar el territorio. Hoy hay dos redes de carreteras: una para colonos israelíes, de unos 1.400 km de largo, y su propósito es conectar todos los asentamientos entre sí y con Israel en una especie de red. Y esto está completo. Esta red es la dominante en Cisjordania e incluye las principales carreteras. La otra red, los caminos alternativos, es para que la usen los palestinos; estos caminos se cruzan a través de 48 túneles y puentes planificados, algunos de los cuales ya se han creado. Los dos sistemas de caminos están separados. Esta es la base del sistema racista discriminatorio del que hablamos: aislar a los palestinos y confinarlos en espacios limitados, controlar sus recursos a través de los asentamientos, la red de carreteras e instalaciones militares, y el muro, que ocupa aproximadamente el 62% del área de Cisjordania. Con la extensión de los asentamientos, ya no solo hablamos de que los palestinos están en guetos en el Norte, el Sur y la región central. Hay más fragmentación de las zonas residenciales palestinas. Los nuevos asentamientos de avanzada no se discuten en términos de si deben eliminarse o no. Se están transformando en asentamientos. Cuando ves 150 puestos avanzados, realmente estás hablando de 150 nuevos asentamientos. Este proyecto se está intensificando, y especialmente desde que Trump asumió el cargo.

IA: ¿Entonces notaron una clara aceleración después de Trump?

JJ: Es mucho más que una aceleración. Este es un momento decisivo en la historia palestina. Desde que Trump asumió el cargo, la política de los Estados Unidos adoptó completamente el proyecto sionista y se embarcó en un proceso de liquidación de la causa palestina, de su eliminación. Es un programa claro. Esto comenzó con Jerusalén y el reconocimiento de Jerusalén como la capital de la entidad sionista, la transferencia de la embajada, atacando a los refugiados, recortando la financiación de ANURPOP (UNRWA por sus siglas en inglés), y otras formas de presión en zonas que albergan grandes cantidades de refugiados, incluyendo el hacer que se establezcan permanentemente en los países de acogida.

La colonización israelí, la ingeniería geográfica del mapa político, es otro componente de la liquidación de la causa palestina. Las propuestas israelíes para la colonización son masivas. Se están concentrando en el Valle del Jordán: creando nuevos asentamientos, expandiendo los asentamientos existentes, creando la infraestructura de apoyo, y se otorgan enormes incentivos a los israelíes que trabajan en agricultura (incluidos pagos en efectivo de $ 20,000 para cualquier persona dispuesta a mudarse allí). Ahora los asentamientos se encuentran en la cima de la cadena montañosa que domina el valle del Jordán, lo que les permite rodear las ciudades más bajas. Cuando hablas de Ariel, Ma'ale Adumim, etc., será como si todo Cisjordania fuera un suburbio de Tel Aviv. Esto hará que sea imposible que haya una separación en el futuro, que haya una entidad palestina independiente; en cambio, se impondrá un sistema de apartheid de cantones a los palestinos. Esta es la realidad sobre el terreno.

Volviendo a la nueva política de EE. UU .: Además de un cambio en las posiciones permanentes de EE. UU. sobre Jerusalén y el tema de los refugiados, está el uso de los países árabes que están listos para la normalización con Israel y deseosos de alinearse con el proyecto estadounidense. Ante todo , Arabia Saudita, y también Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, que están presionando a los palestinos para que acepten el proyecto estadounidense de liquidar la causa palestina. Esto ha complicado las cosas y lo ha eliminado del ámbito del derecho internacional y de la ONU; todos habían trabajado previamente dentro de ese marco. Hemos estado exigiendo la aplicación de resoluciones. Pero Estados Unidos le dio un golpe al derecho internacional.

IA: Estados Unidos ahora propone el "acuerdo del siglo", que los estados del Golfo están respaldando con entusiasmo. ¿Puedes describir los contornos de ese trato?

JJ: La propuesta es crear un estado palestino en Gaza con extensiones en el desierto del Sinaí, que será administrado por la Autoridad Palestina. Cisjordania y Jerusalén no son parte de estos cálculos, aunque Israel podría estar dispuesto a renunciar a algunas áreas alrededor de Jerusalén que están densamente pobladas de palestinos. (Esta parte de la propuesta ha sido presentada por grupos extremistas israelíes incluso antes de la propuesta de Trump.) Podrían estar dispuestos a retirarse de las áreas del Gran Jerusalén con alta densidad palestina, como Jabal Mukkaber, Isawiya, Silwan y Sur Bahir; ha habido un debate sobre la eliminación de Beit Hanina y Shufat. Los israelíes mantendrían el control de los asentamientos judíos y la Ciudad Vieja, que en conjunto constituyen aproximadamente el 87% del área de Jerusalén Oriental, no exactamente un territorio pequeño.

IA: ¿Cuál es la respuesta palestina a estos planes?

JJ: En el nivel político formal, la Autoridad Palestina está en una crisis. Puso su fe en los EE. UU., Pero ahora la determinación de Estados Unidos de liquidar la causa palestina es muy clara. La única opción real que le queda a la Autoridad Palestina es hacer las paces con el pueblo palestino y con las personas libres de todo el mundo, la solidaridad internacional y los movimientos que nos respaldan. El pueblo palestino debe tomar una decisión, al igual que la Autoridad Palestina.

En el nivel popular, vemos una actividad seria en la búsqueda de una alternativa al status quo, la más grande y la más importante de las cuales está teniendo lugar ahora en Gaza con la Gran Marcha del Retorno. Estas acciones son importantes por una serie de razones. Cambiaron los estereotipos sobre Gaza como una plataforma de lanzamiento de cohetes, un lugar de terrorismo que ha sido secuestrado por Hamas. De hecho, las marchas en Gaza desde el 30 de Marzo representan un movimiento popular generalizado, una resistencia popular masiva. Al igual que la primera Intifada surgió de Jabaliya en la Franja de Gaza, hoy tenemos el comienzo de un movimiento de desobediencia civil masiva. Gaza tiene una población que se resiste y Hamás no controla esta resistencia. El discurso que generalmente escuchamos, que Hamas está llevando a la gente a su muerte, debe ser reconocido como racista y deshumanizante. Las personas no son robots. Gazatíes de todas las edades, situaciones familiares y niveles económicos y educativos participan en estas marchas para plantear su causa al mundo. Estas personas dicen que el asedio de Gaza no puede continuar. Somos seres humanos, tenemos derechos, y uno de esos derechos es vivir como seres humanos. Gaza ya no es habitable . Gaza ha sido convertida en una prisión y un infierno. Incluso la ONU reconoce eso. Las cifras alrededor de Gaza son simplemente asombrosos.

La Gran Marcha volvió a centrarse en el tema de los refugiados y lo puso sobre la mesa a pesar de todos los esfuerzos por ignorarlo y borrarlo. Más del 70% de los residentes de Gaza son refugiados y reclaman el derecho a regresar a sus lugares de origen.

Por esa razón, las marchas en Gaza son muy importantes para definir la trayectoria de la cuestión palestina y restaurar el papel de la resistencia popular en la vanguardia. Ellas ponen la base popular para la próxima fase. También podrían haber evitado otro desastre masivo. Creo que Israel se estaba preparando para aplicar las propuestas de la administración Trump; el escenario que los israelíes estaban planificando era llevar a Gaza a un enfrentamiento militar, lo que justificaría bombardeos más intensos que en el pasado. Las fronteras con Egipto se abrirían, y la gente huiría a Egipto. Pero la participación masiva en la marcha frustró ese plan.

IA: Me resulta difícil entender cómo Ramallah puede estar tan tranquilo considerando la carnicería en Gaza.

JJ: Podría parecer que lo que está sucediendo en Cisjordania no es para nada comparable a lo que está sucediendo en Gaza. Y eso es cierto, no es tan masivo. Pero las acciones se están llevando a cabo en Cisjordania, y también son importantes. Cada semana, las personas se reúnen para protestar en los puestos de control. Desde 2011 ha habido motines continuos (en árabe, habbat); por ejemplo, en Jerusalén en el campamento de Bab al-Shams y después de los asesinatos de Abu Khdeir y Dawabshe (Enero del 2013, Julio del 2014 y Julio del 2015, respectivamente). * Estos motines fueron significativos y ejemplares de la forma en que Gaza es hoy en día . Nos recordaron lo que el pueblo palestino es capaz de hacer. Espero que estos motines aquí y allá conduzcan a una desobediencia civil generalizada.

Deberíamos tomar nota de lo que también están haciendo los palestinos en Israel. Hay movimientos juveniles que están tomando medidas de una manera que es muy impresionante y una fuente de orgullo. Desafían la ocupación e involucran a un gran número de personas, en Haifa y en otros lugares.

IA: Veamos la relación de los palestinos con los cuerpos políticos formales. Recientemente, el Consejo Nacional Palestino celebró su primera reunión en 22 años. Uno podría haber pensado que en el transcurso de más de dos décadas, varios temas y eventos justificaron una reunión: los eventos regionales, el asesinato de Yasir Arafat y el estado de los acuerdos de Oslo vienen a la mente. Pero la convocatoria de la CNP (PNC por sus siglas en inglés) no parece haber generado mucho interés popular.

JJ: La gente no le prestó mucha atención, pero de hecho deberían estar hablando de eso porque representa una amenaza. Reuniéndose por primera vez en 22 años, ¡ni siquiera discutió lo que ha hecho desde la última reunión! Lo que hizo fue cancelarse de manera efectiva, lo que significa que está cambiando la estructura de la OLP. Hay un intento de reemplazar el Comité Central con un cuerpo que consiste en el sector privado, las corrientes políticas en la AP hoy, y elementos del aparato de seguridad. No hay representación de palestinos de las zonas de 1948, ni de la diáspora, ni siquiera de la calle palestina. Esto es una amenaza para el proyecto palestino.

La OLP, como ha sido transformada por Mahmoud Abbas, amenaza la causa nacional. Ha sido secuestrada; nuestra tarea es restaurarla como una entidad representativa y unificadora que trabaja para apoyar la causa palestina. La reforma debe ser liderada por grupos y movimientos palestinos.

La gente no tiene confianza en el liderazgo; no creen que sea capaz de liderar en la próxima fase. De hecho, los motines a los que me referí anteriormente tenían el potencial de desencadenar una tercera intifada. La gente esperaba que surgiera un liderazgo, como sucedió durante la primera intifada; Tres meses después de la intifada, surgió un liderazgo unificado que se hizo cargo. Pero esta vez, la AP no estaba interesada en asumir ese rol; tres meses después de estas protestas, la Autoridad Palestina envió a su gente a desbaratar las acciones y evitar que los jóvenes se reúnan en los puestos de control. Las facciones nacionales no pudieron formar un liderazgo unificado por razones obvias.

IA: ¿Cuál es la alternativa?

JJ: El pueblo tiene que crear un movimiento nacional que pueda liderar el cambio. Lo que conducirá al movimiento para el cambio no será un solo individuo. Será un movimiento nacional generalizado que tenga una relación real con las personas sobre el terreno, un movimiento que dirigirá la calle. Esta es la única forma en que el cambio tenga lugar. La gente ha estado esperando durante mucho tiempo, pero ¿a quién estamos esperando? No va a haber un gran líder carismático. No hablamos de un líder heroico, hablamos de un pueblo heroico y un liderazgo de instituciones.

Queremos un estado palestino que represente a todos los palestinos. Dentro de ese esquema general, decimos que ahora mismo debemos proteger el proyecto palestino, el derecho a la autodeterminación, y todos luchamos por ese derecho. Nosotros no debemos entrar en un debate sobre el resultado final. El tiempo para la solución de dos estados se ha acabado, y de hecho, esa propuesta proporcionó la base para tratar de destruir nuestra causa. La otra opción es clara. Pero como dije, no queremos que ese debate disminuya nuestro enfoque ahora o que nos ponga en conflicto con la posición de la OLP.

¿Cómo apoyamos el proyecto palestino? Tenemos que enfrentar lo que está sucediendo en Jerusalén, los asentamientos. Tiene que haber un programa práctico, no solo eslóganes en papel. Los palestinos en la diáspora deben apoyar estas actividades, involucrarse en el movimiento de boicot, porque somos parte de ese movimiento de boicot. Estamos tratando de mantener el trabajo político y el movimiento de boicot separados para proteger el movimiento de boicot, porque hay un intento palestino en marcha para debilitar el movimiento de BDS; a través de la normalización, invocando la posición OLP (PLO por sus siglas en inglés). Consideramos que el movimiento de boicot es un componente esencial de nuestro activismo.

Esto es lo que la gente está debatiendo hoy, aquí y con nuestra gente en las zonas de 1948, y en la diáspora. Se han llevado a cabo muchas reuniones y se están ampliando. Espero que en las próximas semanas haya una reunión para poner por escrito algunos de los principios acordados que subyacen en todas estas acciones. Tiene que haber un movimiento que preserve la unidad del pueblo palestino y proteja la causa nacional de la liquidación. En eso estamos trabajando ahora.

Notas

* El campamento del 2013 conocido como Bab al-Shams fue un intento de los palestinos de frustrar los planes israelíes para establecer un asentamiento en tierra en la zona E1, entre Jerusalén Este y el asentamiento judío Ma'ale Adumim; el plan israelí fue diseñado para cortar de forma permanente Cisjordania desde Jerusalén Este. Otro campamento, Bab al-Karama, se estableció en Beit Iksa y fue asaltado por soldados israelíes dos días después. En Julio del 2014, los colonos israelíes en Jerusalén secuestraron a Mohammad Abu Khdeir, de 16 años, de Shufat y lo incendiaron; las manifestaciones siguientes resultaron con 160 palestinos heridos. El asalto de Israel contra Gaza comenzó cinco días después. Un año después, los colonos prendieron fuego a la casa Dawabshe en Duma. El único superviviente del ataque fue un niño de 4 años; los padres del niño y su hermano pequeño fueron asesinados. En el 2015, un campamento de tiendas de campaña, la "Puerta de Jerusalén" se estableció en Abu Dis para protestar contra los planes del gobierno israelí de desplazar a las comunidades beduinas de allí. A partir de Septiembre del 2015 y hasta fin de año, las protestas se extendieron desde la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén a lo largo de Cisjordania; 108 palestinos fueron asesinados y 12,260 resultaron heridos. Los palestinos en Israel se manifestaron en solidaridad.

 

Publicado por primera vez en:  http://mondoweiss.net/2018/06/watershed-palestinian-interview/

 

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)