Aprovechando los problemas financieros de Agrexco, las campañas se comprometen a expulsar a los exportadores israelíes de Europa