Los activistas atraviesan el Muro en Jerusalén