Versión para impresiónSend to friend
Palestinian Grassroots Anti-apartheid Wall Campaign

Destrozando Dunums: la guerra de la tierra en el Valle del Jordán

Somos como un árbol, si nos desarraigas moriremos – Un residente local

Los conceptos de entrenamiento militar y tierra fértil agrícola, por lo menos, son mundos aparte. En el hogar de miles de palestinos, cuya existencia se mantiene por la fertilidad de su tierra, tanto las cosechas como la gente del Valle del Jordán están ahora en primer plano ante la limpieza étnica de Palestina por parte de Israel. La guerra sobre las cosechas se está volviendo una de las tácticas principales adoptadas por Israel para destruir el sustento de muchos palestinos, golpeando directamente su principal fuente de ingresos y destruyendo sus medios de vida.

Como el 90% del Valle del Jordán está calificado como Zona C, por lo tanto bajo el pleno control y administración israelí, los ejercicios y las operaciones militares son fáciles de montar, y y convenientemente dan un pretexto para supuestamente justificar el desplazamiento ilegal de palestinos. No solo las fuerzas ocupantes declaran mucha de la tierra perteneciente a palestinos áreas militares, lo que da como resultado el permitirles barrer comunidades palestinas enteras y quedarse con su rica tierra, sino que también destruyen tanto hogares como tierra de granjas y tierra agrícola. Al reforzar las condiciones hasta el punto de hacer la tierra inhabitable e improductiva, es evidente que la estrategia israelí apunta a imponer políticas extremadamente duras lo que en muchos casos da como resultado que los palestinos escapan "voluntariamente" de su tierra y sus privaciones.

Como el último Invierno ha estado entre los mejores en los registros de lluvias caídas, los campos de trigo y de cebada están increíblemente prósperos, hasta el punto de que la fructífera producción sería capaz de mantener a las comunidades y a los animales por todo el seco Verano. Sin embargo, los extendidos incendios causados por los casquillos y la munición israelí han transformado en gran parte el Valle del Jordán Valley en un campo de batalla contra los palestinos y sus medios de vida. Comenzando el 3 de Mayo, estos llamados ejercicios militares esenciales este año se han hecho a una escala sin precedentes; por esto se puede inferir que Israel está intentando desplazar a la mayor cantidad posible de palestinos y tomar el pleno control de la zona inmediatamente. Implicando unos 2000 militares, helicópteros y tanques, las fuerzas ocupantes han destruido cosechas por valor de cientos de miles de shekels con su entrenamiento militar ilegal. Esto no solo causa serias pérdidas financieras en términos de beneficios de los frutos de las tierras agrícolas, sino que además los pastores tiene que dejar sus animales sin atender, muchos de los cuales han muerto del calor abrasador. No solo ha destruido  Israel hectáreas de tierra palestina privada, además ha desplazado temporalmente muchas familias al emitir órdenes de evacuación temporales, a menudo entregadas con solo 24 horas de preaviso.

En el 2015, ya hubo tres ejercicios de entrenamiento militar, que dieron como  resultado la evacuación forzosa de familias palestinas de su tierra. El 19 de Enero, 19 familias fueron evacuadas de Ibziq en la zona de Al Maleh. Esto fue seguido por las evacuaciones a principios de Mayo de familias de Humsa, Ibziq, Hammamet Al-Maleh y Furush Beit Dejan. Entre el 3 y el 10 de Mayo, varias familias fueron evacuadas a la fuerza de Humsa, Ibziq, Hammamat Al Maleh, y Furush Beit Dejan. No solo fueron miles de soldados desplegados para intimidar y evacuar a la fuerza a las comunidades palestinas, sino que muchos de ellos fueron amenazados con órdenes de demolición de sus hogares. El 26 de Mayo, 4 familias, que recientemente habían sido evacuadas, fueron obligadas nuevamente a abandonar sus hogares en Ibziq.

El 10 y el 16 de Junio, diez familias, que colectivamente eran unos 69 individuos de los cuales 43 eran menores, fueron evacuadas a las 7 de la mañana de su aldea, Khirbet Humsah. Al volver a sus hogares, encontraron las zonas de pastoreo y las tierras agrícolas incendiadas, lo que sin duda es el resultado del fuego de artillería militar. Además, los, depósitos de agua, que naturalmente son una posesión importante para los beduino, fueron gravemente dañados por agujeros de bala. También se ha informado del encuentro de munición sin explotar en algunos lugares. El 22 y el 25 de Junio, quince familias, que en conjunto eran unos 92 individuos, de los cuales 51 son menores, fueron obligadas a abandonar sus hogares a las 6 de la mañana. Del mismo modo, la tierra agrícola fue dañada por el fuego de artillería resultante del intensivo tiroteo en la zona. En los dos últimos años, las autoridades israelíes han obligado a los residentes de Ibziq a evacuar sus hogares más de 20 veces por motivos militares en la zona.

En relación a la ley humanitaria internacional, los criterios establecidos tienen que cumplir las normas para que un estado ocupante opere dentro del territorio ocupado y ninguno de los ejercicios militares cumple los criterios. Dado que al poder ocupante no se le permite usar los territories palestinos para entrenamientos generales ni para instalar bases militares, lo que es más preocupante es que el pretexto es usado para una limpieza étnica de palestinos de sus hogares y así provocar la anexión del Valle del Jordán. Por lo tanto Stop The Wall hace un llamamiento al mundo para detener las violaciones israelíes a la ley internacional, que continúan poniendo en peligro los medios de subsistencia de mucha gente y se apropian ilegalmente de la tierra.

 

Más abajo hay una declaración a la prensa de las NU resaltando las violaciones israelíes a la ley internacional. Con todo, no saldrá ningún cambio efectivo de permitirle a Israel que sus violaciones queden impunes – las declaraciones a la prensa sin repercusiones no son suficientes.

 

-----------

Funcionarios de las NU: Israel debe detener las planes de mudanza de los beduinos palestinos

Jerusalén, 20 de Mayo del 2015

El Coordinador Humanitario para el territorio palestino ocupado, James W. Rawley, y el Director de las Operaciones en Cisordania de la ANURPOP (UNRWA por sus siglas en inglés), Felipe Sanchez, expresó su gran preocupación de que actualmente Israel está avanzando rápidamente en sus planes de transferir a los beduinos palestinos en el centro de Cisjordania de sus comunidades presentes.

El Secretario General de las NU ha expresado recientemente su preocupación en un informe de Marzo del 2015 que dice que los “planes para transferir miles de beduinos y pastores […] pueden estar conectado con la expansión de los asentamientos. Los beduinos y los pastores corren el riesgo de una mudanza forzada, una seria violación de la Cuarta Convención de Ginebra, así como múltiples violaciones de los derechos humanos.”

El 28 de Abril, los residentes de Abu Nwar fueron informados de que algunas familias deberían mudarse a la zona de Al Jabal fuera de Jerusalén Este, donde las autoridades israelíes estaban preparando el terreno en los últimos meses. “Las prácticas de Israel en la Zona C, incluyendo un marcado aumento de demoliciones y confiscaciones de estructuras financiadas por donantes en el primer cuatrimestre del 2015, han formado una situación ya insostenible para las comunidades beduinas,” dijo el Sr. Rawley.

Abu Nwar es una de las 46 comunidades beduinas palestinas (~7,000 personas, el 70 por ciento de las cuales son refugiados palestinos) en la Zona C programadas para ser transferidas a tres lugares propuestos para su “reubicación”. “Para Abu Nwar, o cualquier otra comunidad en la vecindad de la E-1, esto representaría una continuación de las ampliaciones que comenzaron en 1997 cuando los refugiados palestinos fueron cargados en camiones y llevados al mismo lugar urbano en Eizariya, después de lo cual se construyó un asentamiento ilegal en la tierra de donde los sacaron,” dijo el Sr. Sanchez. “La historia nos ha enseñado que estas transferencias han probado no ser en el interés de las comunidades beduinas.”El plan se ejecuta con el telón de fondo de una zonificación discriminatoria y un régimen de planeamiento que facilita el desarrollo de los asentamientos ilegales israelíes a expensas de los palestinos, a quienes les es casi imposible el obtener permisos para construir. En lugar de eso, viven en constante miedo a los desahucios y a la demolición de sus hogares.

La urbanización forzosa de comunidades beduinas en los tres lugares de reubicación destruiría su cultura y sus medios de vida. “También existe preocupación por las implicaciones estratégicas de esos planes, dado que muchas de las comunidades están ubicadas en zonas programadas para futuros asentamientos israelíes, incluyendo el plan E1, que desde hace mucho se está viendo como un obstáculo para la realización de la solución de los dos estados”, dijo Rawley. “Nos estamos aproximándonos rápidamente a un punto de daño irreparable,” avisó Sanchez. “Como poder ocupante, Israel está obligado a asegurar el bienestar de esas comunidades y a respetar la ley internacional. Insto a las autoridades israelíes a detener todos los planes y prácticas que directa o indirectamente llevarán a la transferencia forzosa de los beduinos y hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para apoyar el deseo de beduinos de permanecer donde están, pendientes de su regreso al Negev, e impedir que ocurra la mudanza.”

FIN

 

Por más información, y visitas de campo periodísticas a esas comunidades, por favor contacte con ANURPOP ( UNRWA por sus siglas en inglés)

Portavoz el Sr. Christopher Gunness, 054 240 2659; and Comunicaciones e Información de la OCAH (OCHA por sus siglas en inglés)

Analista Sra. Hayat Abu Saleh, 054 33 11 816.

 

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)