Versión para impresiónSend to friend
Palestinian Grassroots Anti-apartheid Wall Campaign

Declaración de StoptheWall - 9 de julio: 15 años después, ¡Juntos resistimos!

Los últimos 15 años han demostrado que solo cuando nosotros, como personas, responsabilizamos a los que deciden y se aprovechan de los delitos contra nosotros, los derechos humanos ganan valor. Además, hemos demostrado que juntos somos lo suficientemente fuertes como para soportar los tiempos más difíciles. ¡Hoy es el momento de intensificar nuestros esfuerzos, de exigir la implementación de la decisión del TPI (CIJ por sus siglas en inglés) como un paso fundamental hacia un Mundo sin Muros y hacia el respeto de los derechos humanos para todos! LEA LA DECLARACIÓN COMPLETA DE STOPTHEWALL AQUÍ.

 

Contra un Mundo de Muros y Abusos. ¡Juntos resistimos!

El 9 de Julio del 2004, hace exactamente 15 años, el Tribunal Penal Internacional (CIJ por sus siglas en inglés) emitió su veredicto sobre las consecuencias legales del Muro que Israel comenzó a construir en nuestra tierra, que mantiene ocupada. La decisión fue clara: el Muro es ilegal, Israel tiene que desmantelar el Muro, pagar reparaciones y la comunidad internacional tiene el deber de no reconocer, ayudar o asistir a las violaciones de Israel del derecho internacional y tomar las medidas adecuadas para detenerlos.

Nuestra respuesta inmediata no fue menos clara: “ Este veredicto solo marcará un evento importante en la lucha contra el Muro del Apartheid y por la Ley de Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, si la ONU, los gobiernos mundiales y la comunidad internacional exigen la implementación del veredicto y actúan para sancionar al Apartheid israelí por sus crímenes contra el pueblo palestino ".

El 9 de Julio del 2005, un año después, en respuesta al continuo fracaso de la ONU y los estados para actuar a fin de defender los derechos de los palestinos y detener el régimen duradero de apartheid, colonialismo y ocupación de Israel, la sociedad civil palestina se unió en el llamado al boicot , Desinversiones y sanciones .

En ocasión del décimo aniversario de la decisión de la Corte Internacional de Justicia sobre el Muro, 92 destacados expertos legales y redes legales internacionales firmaron una Carta Conjunta 'Hora de Actuar' en la que detallaron los deberes legales de los estados y advirtieron que " el fracaso de las Naciones Unidas "y los Estados miembros individuales para cumplir sus obligaciones vinculantes de defender el derecho internacional y el orden mundial en este caso socavan el sistema internacional y la fe en el derecho internacional".

Hoy, 15 años después, se sigue construyendo el Muro en Cisjordania.

La visión geopolítica de Israel trazada por el Muro ya estaba inscrita en los mapas de los Acuerdos de Oslo que definían las áreas residenciales palestinas como Zona A, que delinean en gran parte los guetos en los que estamos confinados hoy. Ya en 1995, la construcción del Muro comenzó con el cerco de Gaza detrás de cercas y muros, que se ha transformado en el cruel y continuo asedio en la pequeña franja costera. Los muros que rodean Gaza y Cisjordania y su infraestructura relacionada de puestos de control, carreteras de circunvalación y zonas militares, que cortan a Jerusalén y el 60% de las tierras de Cisjordania, están a la vista de todos. La gente está perdiendo sus hogares, docenas de comunidades, como Khan al Ahmar, están amenazadas de destrucción y expulsión. La solución de dos estados, aparentemente apoyada por los líderes mundiales, está enterrada profundamente bajo los muros y la expansión de los asentamientos.

Israel y sus aliados en la comunidad internacional no solo no han logrado detener el Muro que estrangula a nuestro pueblo. Peor aún, han adoptado el paradigma y hemos entrado en una nueva era de muros. Más de 70 muros están hoy militarizando las fronteras e imponiendo el control estatal sobre las tierras de otras personas.

La administración de Trump no solo ha suscrito las políticas de anexión de Israel, sino que trabaja continuamente para legitimarlas y sostenerlas. La primera parte del llamado “Acuerdo del Siglo” ('Deal of the Century' en inglés), presentado en la conferencia “Paz para la Posperidad” ('Peace to Prosperity' en inglés) de Bahrein el mes pasado, desenterró una vez más las propuestas del Banco Mundial que ya se habían desarrollado en el 2005 y que en su momento hemos desenmascarado llamándolo “Haz tu mismo el Apartheid” ('Do- Apartheid-It-Yourself )' - una propuesta viciada para transformar a los granjeros y refugiados palestinos desposeídos y guetizados en mano de obra barata para Israel y el capital transnacional. La élite palestina iba a ser comprada dándole una parte.

Hoy asistimos a un intento concertado de excluir los derechos y el derecho internacional como irrelevantes de la conversación sobre Palestina. Por eso es fundamental defender la decisión del Tribunal Penal Internacional sobre el Muro y las obligaciones incómodas que recuerda a la comunidad internacional.

La falta de consideración generalizada del veredicto de la corte más alta del mundo se ha convertido de facto en una luz verde para la ley de la jungla, no solo en Palestina. Al igual que con los Muros, la negligencia ante las resoluciones de la ONU y los acuerdos y leyes internacionales, así como ante los derechos humanos, se ha convertido en una tendencia creciente. Quienes se encuentran en el extremo receptor de esta creciente ilegalidad son las personas que enfrentan la militarización, la opresión y la marginación y nuestro propio planeta.

Palestina hoy es un laboratorio global no solo para los Muros sino para un mundo donde el poder tiene la razón.

En un mundo donde cada vez más personas se plantean "existir es resistir", defender el derecho internacional mínimo y los derechos humanos es una cuestión de supervivencia. Para nosotros, los palestinos, esto significa mantenerse firme en la defensa de nuestro derecho básico a la autodeterminación.

Seguimos resistiendo. Desde el año pasado, la Gran Marcha del Retorno continúa dando una señal poderosa de que los palestinos no se rendirán a la vida detrás de los muros del gueto. La dramática situación en la que vivimos ha dado impulso a nuestra gente detrás del Muro del apartheid para redoblar su lucha y forjar una nueva unidad en la resistencia popular. Más allá de eso, sabemos que para que nuestra lucha tenga éxito, es esencial la solidaridad internacional y una conexión profunda con las luchas de justicia global en todos los continentes.

A nivel mundial, cada vez más movimientos se unen en un entendimiento común de que nuestras luchas están intrínsecamente conectadas. A la convocatoria de los movimientos palestinos y mexicanos para un #Mundo sin Muros se han unido recientemente 73 grupos de solidaridad y derechos de los migrantes en Europa.

El movimiento por BDS, lanzado en respuesta a la falta de acción de los gobiernos del mundo, está creciendo y nos está brindando a todos la esperanza de que debemos permanecer firmes todos los días. Nos da la confianza de que no estamos solos y que pronto venceremos.

Los últimos 15 años han demostrado que solo cuando nosotros, como personas, hacemos responsables a los que deciden y se aprovechan de los delitos contra nosotros, los derechos humanos ganan valor. Además, hemos demostrado que juntos somos lo suficientemente fuertes como para resitir los tiempos más difíciles.

¡Hoy es el momento de intensificar nuestros esfuerzos, de exigir la implementación de la decisión de TPI (CIJ por sus siglas en inglés) como un paso fundamental hacia un Mundo sin Muros y el respeto de los derechos humanos para todos!

 

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)