Versión para impresiónSend to friend
Palestinian Grassroots Anti-apartheid Wall Campaign

Plantación de árboles contra la confiscación de tierras

El domingo pasado, miembros de la Sociedad de Agricultura Palestina en Jericó se reunieron con la comunidad local para plantar árboles en An Nuweim, en el Valle del Jordán. El objetivo de la acción era garantizar el uso de la tierra y, con ello, evitar que los colonos se hicieran cargo de la misma y que las autoridades israelíes la confiscaran. Esto es parte del esfuerzo conjunto de la Campaña Stop the Wall, la Coalición por la Defensa de la Tierra y el Consejo Popular para la Protección del Valle del Jordán para plantar 13 mil árboles este año para proteger la tierra.

La tierra es propiedad de Waqf, una fundación dotación de caridad inalienable bajo la tradición musulmana reservada a menudo para uso colectivo, y está ubicada en la Zona C. En un intento de despejar la tierra para su confiscación, en los últimos años Israel comenzó a usarla como sitio militar de entrenamiento. Alrededor de 60 personas se unieron al día de trabajo voluntario para plantar cactus y olivos, así la comunidad palestina local puede usar la tierra para el ocio y la recreación.

Esta fue la segunda vez que la Sociedad promueve este tipo de acción. Tales iniciativas no solo ayudan a defender la tierra, sino también a mantener el espíritu de resistencia colectiva. Muchos de los presentes ya han sido activistas desde la primera Intifada y están transmitiendo su experiencia y la cultura del trabajo voluntario colectivo a una generación más joven. Generación tras generación, los palestinos están trabajando todos juntos contra la Nakba en curso.

El lugar elegido fue una zona llamada An Nuweim, ubicada al norte de Jericó, cerca del asentamiento de Mevo'ot Yericho y un sitio arqueológico sobre el cual Israel reclama el control. No muy lejos de allí también está el gran asentamiento de Yitav. Desde la ocupación de Cisjordania y la Franja de Gaza en 1967, Israel ha construido 29 colonias en el Valle del Jordán, con el objetivo de anexionar eventualmente el Valle y expulsar a la población palestina.
Uno de los pocos medios disponibles para los palestinos de dificultar la confiscación de sus tierras es garantizar que se cultive y siembre cualquier posible extensión de tierra. Cualquier tierra que se use como tierra de pastoreo o se deje en su estado natural es reclamada casi inevitablemente por Israel.

El hostigamiento y la destrucción masiva de propiedades, tierras y comunidades enteras son las principales estrategias utilizadas por las fuerzas militares israelíes. Según lo informado por la Campaña de Solidaridad del Valle del Jordán, los residentes a menudo ven aviones de vigilancia volando sobre las aldeas y los soldados vienen a tomar las identificaciones de todos los residentes palestinos. Estas son a menudo las únicas señales de que Israel llevará a cabo más destrucción. En muchos casos, a los beduinos no se les advierte sobre las demoliciones y solo descubren que sus casas van a ser demolidas cuando llegan las excavadoras o por avisos que el ejército dejó allí debajo de las piedras en sus campos.

El 22 de noviembre de 2017, la ocupación israelí demolió una casa en la aldea de Al Jiftlik, cuya orden de demolición se entregó a la familia un año y medio antes. El permiso de la familia para acceder a Jerusalén para apelar la decisión fue denegado por el Tribunal.

Las cuatro aldeas, Humsa, al Hamme, Ras el Ahmar y Makhoul, así como algunas al Norte del Valle del Jordán, se encuentran entre los amenazados con la destrucción completa en el Valle del Jordán. La demolición masiva dejará sin hogar al menos a 300 personas.

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)