Versión para impresiónSend to friend
Palestinian Grassroots Anti-apartheid Wall Campaign

Apartheid Israelí En El Valle Del Jordán: Abu Saqr Y Su Familia Arrestados Por Acceder Al Agua

 

Sobre la 1:00 AM del Miércoles, alrededor de cincuenta soldados israelíes fuertemente armadas rodearon el hogar de Abu Saqr con sus jeeps militares y los arrestaron a él y a su hijo de 22 años, Sakher. Una hora antes de la detención de Abu Saqr y Sakher, los soldados israelíes invadieron el hogar de Ashraf, el yerno de Abu Saqr y padre de cuatro niños y lo arrestaron. Más tarde, fueron acusados de ‘robo de agua’, de la compañía nacional de agua israelí Mekorot que se apropia ilegalmente de las aguas palestinas para darf servicio, entre otros, al proyecto israelí de asentamientos. Después de 20 agotadoras horas de detención, sin comida ni agua, los tres han sido liberados por ahora.

Abu Saqr es un líder prominente de la lucha popular en el Valle del Jordán de setenta y pico de años. Él y su hijo Sakher viven en la comunidad beduina de  Al-Hadidya mientras que Ashraf vive en otra comunidad beduina conocida como Khallet Makhoul, ambas ubicadas al Norte del Valle del Jordán, en la Cisjordania Ocupada. Al Hadidya está habitada por alrededor de doscientas personas mientras que solo 5 familias residen en Khallet Makhoul. Como en otras comunidades beduinas o rurales en el Valle del Jordán, el número de familias en las dos comunidades se ha reducido debido a las actuales medidas de persecución, represión y expulsión con que el sistema de apartheid israelí somete a los palestinos. La gente de las comunidades de Al Hadidya y Khallet Makhoul son blanco constante de demoliciones de hogares y confiscación de of tierra y de recursos hidráulicos.

Robar el agua de las tuberías que llevan el agua a los asentamientos ilegales israelíes que viven en la zona, ese fue el cargo por el que fueron acusados Abu Saqr, Sakher y Ashraf. Abu Saqr indica que “aunque Israel nos criminaliza diciendo que ‘robamos’ agua, no somos saqueadores de agua ya que el acceso a ella es nuestro patrimonio y nunca deberíamos ser acusados por usarla. Antes que eso, las autoridades de ocupación israelíes deberían ser acusadas por su crimen al privarnos de la espina dorsal de la vida, el agua.”

Esta es la tercera vez que la ocupación israelí arresta s Abu Saqr mientras que Ashraf fue arrestado dos veces. En relación a Sakher, Abu Saqr dice, “arrestan regularmente a mi hijo. No soy capaz de contar cuantas veces lo han detenido.”

Abu Saqr además comenta que “el vehículo que nos transportaba era un microcosmos del gran sistema de apartheid israelí. El vehículo estaba dividido en dos secciones. Una de las secciones era para los policías y el conductor, donde todo fresco por el aire acondicionado. La otra sección desde nos colocaron, por otro lado, era como el infierno, especialmente en el caluroso Verano del Valle del Jordán, donde estuvimos sudando todo el camino hasta la estación de policía.”

Debido a la expansión de la pandemia del COVID-19, Abu Saqr enfatiza que esta vez, las condiciones de arresto eran más duras que las veces anteriores. “Teníamos que llevar mascarillas como medida de protección y los soldados israelíes nos vendaron los ojos a los tres,” narra Abu Saqr. También agrega que “desde el momento que nos arrestaron, estuvimos esposados hasta las 9:00 PM, lo que significa que estuvimos esposados unas 20 horas. Por supuesto, durante las veinte horas, no nos ofrecieron ni agua ni comida.”

“Esta experiencia de detención fuel la peor no solo debido a la expansión de la pandemia,” asegura Abu Saqr, sino por la intensificación de las medidas humillantes que usaron contra nosotros durante la detención. Abu Saqr agrega, “mi hijo les pidió durante horas a los soldados para que lo dejaran ir al baño. Sus pedidos solo encontraron negación al principio; después, aceptaron dejarlo ir no a un baño cerrado dentro de la base militar, sino afuera en una colina cercana mientras lo escoltaban soldados.”

Los tres detenidos tuvieron que pasar las veinte horas del período de detención en una base militar en el Valle del Jordán sin ser  interrogados y sin permitirles el derecho de saber las razones de su arresto. “Cada vez que intentaba hablar o o preguntarles a los soldados por que nos detuvieron, solían gritarme diciendo CÁLLATE!” dice Abu Saqr.

"Solo en la estación de policía, donde fuimos interrogados," comenta Abu Saqr, "supimos de que se nos acusaba. Había también un funcionario que trabajaba en Mekorot  presente en el arresto. Estaba esposado y aparentemente acusado por el ejército israelí y por Mekorot de ayudar a la comunidad a acceder al agua.

La acusación contra Abu Saqr’s, Sakher’s y Ashraf’ de intentar accede al agua de facto solo subraya las acciones ilegales israelíes. Israel viola el derecho internacional, como reconoce el Comentario General Nº. 15 del Comité de las NU de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que establece que “el derecho humano al agua autoriza a todos el agua suficiente, segura, aceptable, físicamente accesible y asequible para usos domésticos y personales” así como para la producción de comida. El acceso al agua potable segura también está afirmado en el Artículo 14(2)(h) de la Convención por la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres, en el Artículo 24 de la Convención por los Derechos del Niño y en el Artículo 28 de la Convención por los Derechos de las Personas con Discapacidades.

Desde la ocupación del Valle del Jordán en 1967, la ocupación israelí se a estado apropiando de grandes franjas de tierra en el Valle del Jordán para la expansión de los asentamientos. El usurpar y el saquear el agua palestina y otros recursos naturales ha sido también parte de la política de ocupación israelí de desplazamiento forzoso de los palestinos para hacer más lugar para los colonos y su asentamiento ilegal en las tierras palestinas.

Aunque el Valle del Jordán es rico en recursos acuíferos, ya que el 60% del agua subterránea está ubicada allí, los palestinos en ese lugar, especialmente los diez mil beduinos viviendo en aproximadamente 85 comunidades designadas como Zona ‘C’ sufren escasez de agua. Esas comunidades consumen alrededor de 20 litros de agua por persona por día, lo que está por debajo de los 100 litros que es la cantidad de agua recomendada por Organización Mundial de la Salud. Los colonos, por otra parte, disfrutan de un acceso ilimitado a los recursos acuíferos situados en el Valle del Jordán. El ejercicio de soberanía israelí sobre los recursos acuíferos palestinos para el único beneficio de los colonos israelíes que están siendo suministrados por la compañía nacional de agua israelí Mekorot. Mekorot mantiene el apartheid acuífero en el Valle del Jordán ejecutando proyectos que aseguran que los palestinos no tendrán acceso a sus recursos acuíferos. El más reciente de ellos es el sistema de tubería de circunvalación cerca de la aldea de Bardala, al Norte del Valle del Jordán. Este proyecto facilitaría la trasferencia del suministro de agua a los asentamientos cercanos mientras evitarían los pueblos y las comunidades palestinas, a los que, por otro lado, no se les permite construir sus propias infraestructuras acuíferas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)