Belén

Belén: Plantando olivos y almendros en la tierra amenazada



Un grupo de jóvenes voluntarios de la ciudad de Belén, junto con jóvenes palestinos del ’48, realizaron una plantación de árboles en el distrito de Belén.



Casi 150 voluntarios comenzaron a trabajar a las ocho de la mañana, y a las cuatro de la tarde habían plantado 200 entre olivos y almendros. Los árboles fueron plantados en la zona de tierra entre la aldea de al Walaja y el asentamiento de Har Gilo que las fuerzas de Ocupación han amenazado con confiscar.








Durante las dos últimas semanas la población palestina ha conmemorado el 30 aniversario del Día de la Tierra, recordando a los 6 mártires asesinados en 1976 por defender sus tierras. Manifestaciones y protestas se han sucedido en los pueblos y aldeas en toda Cisjordania donde la población palestina reafirmó su determinación para conseguir la liberación de sus tierras. Mientras tanto, la Ocupación intensifica el aislamiento del Valle del Jordán y la judaización de Jerusalén continúa sin tregua. La parte más importante del proyecto de guetización está próxima a completarse.




Las Fuerzas de Ocupación distribuyeron órdenes de confiscación el 19 de marzo a más propietarios de tierras de 6 aldeas al oeste de Belén: Walaja, Battir, Husan, Al-Qabu, Wadi Fukin y Surif. Las órdenes militares declaraban la confiscación de más de 766 dunums(*) de tierras palestinas para el trazado del Muro que se adentra en Cisjordania para anexionar territorio palestino.




***image2***Al-Walaja fue sometida a dos demoliciones el miércoles 22 de marzo, mientras las retroexcavadoras de la Ocupación atacaban la aldea por varias horas. Las Fuerzas de Ocupación llegaron a la aldea durante la mañana, clausuraron la entrada, y luego se encargaron de la demolición de propiedades en la zona de Ein-Jwazeh. Los dueños y habitantes de dos propiedades fueron obligados a salir de sus casas a punta de pistola mientras las retroexcavadoras se dirigían a derribar sus hogares.




La Ocupación ha continuado implementando sus políticas de apartheid provocando una imparable destrucción a lo largo de las aldeas y ciudades palestinas. Esta semana el intento de hacer desaparecer a la población palestina de sus tierras se ha intensificado en una serie de demoliciones de viviendas. Las casas son derribadas bajo el pretexto de carecer de permisos – una excusa común utilizada para la expulsión de población palestina – asegurando el robo de tierras para la construcción de asentamientos o zonas militares.

***image2***Soy Amar al Wahsh, de Jeeb el Theeb. Mi esposa y yo tenemos tres hijos. Yo viví en Jordania hasta que en 1996 regresé a la aldea de mi familia para estar con mis hermanos y familiares. La situación era muy difícil y complicada al volver. Trabajé como jornalero pero no pude continuar. En 1999 me casé y viví en una habitación en la casa de mi hermano hasta que construí mi propia casa y me trasladé a ella. Tardé cinco años, hace sólo cuatro meses que la terminé y fui a vivir a ella con mi esposa y mis hijos. Todo el dinero que gané en los últimos cinco años lo dediqué a la casa.

***image2***En la localidad de Numan, al noreste de Belén, y y en la aldea de Al-Walaja, al oeste de Belén, la población se enfrenta a un peligro real de expulsión debido a la política de la Ocupación, que aterroriza y estrangula dejando sin condiciones básicas para la subsistencia, sin acceso a agua o electricidad "hasta obligar al abandono del área". Un capitán de las Fuerzas de Ocupación emitió estas palabras en el momento en que él y sus soldados estaban presionando a las personas a abandonar su aldea.

El pueblo palestino despertó en un nuevo año de acoso y expulsión, ya que las Fuerzas de Ocupación continúan confiscando sus tierras, demoliendo sus hogares y destruyendo sus medios de subsistencia. Esta experiencia refuerza la idea de que la dignidad, la vida y el futuro están íntimamente vinculados al fin de la Ocupación de Palestina.



En muchas zonas el pueblo ha continuando resistiéndose a su guetización en manos de la violenta y brutal Ocupación.





Confiscación de tierras y destrucción



En la localidad de Al-Walaja, al oestede Belén, la población vive bajo condiciones que evocan la Nakba (catástrofe) de 1948, testigo de la mayor limpieza étnica de Palestina. Su existencia es denegada por las Fuerzas de Ocupación, que continuamente derriban sus casas y emplean la fuerza para expulsar a la población palestina de su tierra y propiedades.




Ha pasado más de un año desde que las Fuerzas de Ocupación dieron por finalizado el primer tramo del Muro del Apartheid, que va desde Zaboba cerca de Jenín, hasta Masha, en el distrito de Qalqilya. Hoy, aceleradas construcciones marcan la segunda fase del proyecto rodeando Jerusalén, Ramallah, Belén y Hebron. Mientras tanto, fuera de la atención pública, la Ocupación ha comenzado la tercera fase del proyecto del Muro y la anexión y limpieza étnica del Valle del Jordán.

***image2***Una multitud de personas se reunió en frente del Campo de Refugiados de Qalandiya y marchó, al compás de furiosos cánticos en contra de la Ocupación y agitando banderas palestinas, para protestar contra el Terminal de Qalandiya. Fuerzas de Ocupación apresuradamente llegaron al área para impedir que los manifestantes alcanzaran dicho Terminal.

La aldea de Jaba, al sudoeste del distrito de Belén, ha recibido nuevas órdenes de confiscación que contribuyen al sistema de apartheid de Muros y carreteras de uso exclusivo para judíos que se construye en tierras palestinas.




Los palestinos de las áreas occidentales del distrito de Belén, han recibido nuevas órdenes de confiscación que suman 770 dunums de tierra (1 dunum = 1000 m2), los cuales serán tomados para el Muro del Apartheid y la expansión de las colonias en el bloque de asentamientos de Gush Etzion. Las aldeas de esta área están siendo guetizadas entre dos Muros de Apartheid -uno construido cerca de la Línea Verde (frontera previa a la invasión del 67) y otro actualmente en construcción, que separa a la zona inmediatamente al oeste de la ciudad de Belén.

***image2***Palestinos de la aldea de Al-Walaja, se juntaron para ver sus tierras, sustentos y futuro diezmado por el Muro del Apartheid, reunidos para marcar el final de la Semana de la Tierra y reafirmar su resistencia al proyecto colonizador de las Fuerzas de Ocupación. Cerca de 200 pobladores se reunieron el sábado 9 de abril para culminar las actividades de la semana de la tierra en toda Cisjordania.

Nazlat Issa/Baqa



***image2***Manifestaciones simultáneas en ambos lados del Muro del Apartheid, el cual divide el área de Baga, terminaron en enfrentamientos con las Fuerzas de Ocupación y llamados desafiantes de los pobladores en los que dijeron no aceptar jamás la guetización de sus tierras.






El nuevo mapa del "Plan de desconexión" muestra las secciones ya construidas del Muro del Apartheid al norte de Cisjordania (en negro) y las secciones que quedan pendientes en azul. La primera fase del Muro de la Ocupación al norte de Cisjordania, desde la aldea de Zububa, en el distrito de Jenin, hasta la aldea de Masha, al sur del distrito de Qalqiliya, tuvo como resultado para 51 aldeas la pérdida de la mayoría de sus tierras agrícolas al quedar detrás del Muro.

El Muro que rodea Belén es en realidad parte del llamado “cinturón de Jerusalén” que comienza en el asentamiento de Bet Horon hacia el noroeste de la ciudad de Jerusalén y hacia el asentamiento Kfar Etzion en el extremo sur del distrito de Belén. Esta sección del Muro:



  • Anexionará por completo los campos del distrito de Belén al oeste del Muro, aislando cuatro aldeas (Battir, Husan, Nahhalin y Wadi Fukin) con sus 18.000 habitantes.





  • Fuerzas de Ocupación revelaron un plan para una nueva colonia en Beit Safafa, al suroeste de la ciudad de Jerusalén. El corazón del asentamiento existente de Giv’at Hamatos estará ahora constituido de una nueva colonia de 1.850 casas, y la adición de casi 7.500 colonos a Jerusalén Oriental. Originalmente, antes de 1967, el área del asentamiento propuesto ha sido incorporada dentro del “Plan Urbano” de la Ocupación para Beit Safafa, en otras palabras, ubicar áreas urbanas de las tierras de la aldea designadas por la Ocupación como áreas para uso residencial de la gente de Beit Safafa.

    ***image2***El pasado jueves, 2 de septiembre, las Fuerzas de Ocupación ordenaron la demolición forzada sobre tres hogares de propietarios Palestinos en Anata, al noreste de Jerusalén.




    Mahmoud Hamamreh es de la aldea de Husan ubicada en el distrito Belén. Si el Muro es completado en esta zona, Husan estará completamente rodeado, en un ghetto con las aldeas de Nahhalin y Battir. El Muro del Apartheid pasa directamente a través de la casa de Mahmoud y continua por el otro lado, de esta forma, haciendo que su casa sea parte del Muro.



    Mahmoud dice:



    ***image2*** Me llamo Mahmoud Ahmad Mohammed Hamamreh, soy de la aldea de Husan, mi hogar esta situado en la zona sur de la aldea frente a la aldea de Nahhalin.








    El Muro irrumpe en el Distrito de Belén en un ritmo cada vez más rápido, destruyendo y aislando las tierras de los palestinos, mientras rodean enteramente algunas comunidades.




    El sábado, 14 de agosto, las Fuerzas de Ocupación dieron órdenes de confiscación, para la construcción del Muro del Apartheid, a los agricultores palestinos de Beit Jala, cerca de Belén.



    La orden confiscará 200 dunums [200.000 m2] de tierra palestina al noroeste de Beit Jala. Si el Muro se completa en esta zona, 4.000 dunums [4.000.000 m2] de las áreas de tierra más fértil quedarán aisladas para facilitar la expansión de los asentamientos de Gilo y Har Gilo. Por supuesto, esto eliminará las posibilidades de expansión de Beit Jala.






    Walaja



    La semana pasada Fuerzas de Ocupación comenzaron la destrucción de las tierras de la aldea de Walaja, al noroeste de Belén, para señalar el trazado del Muro. Las máquinas demoledoras de la Ocupación empezaron arrasando las tierras localizadas cerca del punto de control militar a la entrada de la aldea. Las tierras se encuentran en el área de Ras Beit Jala y se comparten entre Walaja y Beit Jala.



    ***image2***








    Una de las familias de Belén aisladas por el Muro ha estado viviendo en su antigua casa durante más de 40 años, alquilando la vivienda y las tierras que la rodean; la familia ha estado trabajando en la agricultura y el cuidado de los animales de forma continua. De acuerdo con las leyes Otomanas de la tierra, que aún son utilizadas por las Fuerzas de Ocupación, después de que una persona trabaja una parcela durante un cierto periodo de tiempo, esta persona se convierte en su dueña.

    x

    Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)