El Muro

EL MURO

La construcción del Muro comenzó en 2002 para impulsar las políticas de anexión de Israel y perfeccionar su régimen de apartheid sobre el pueblo palestino. No se limita a rodear la Cisjordania ocupada, sino que se adentra profundamente en el territorio ocupado, ampliando el robo de tierras y recursos palestinos por parte de Israel.

Anexión

Si bien Israel se encamina para la anexión de jure, el Muro es una herramienta importante de la anexión ilegal y de facto de Israel. Está previsto que el trazo del Muro y sus zonas asociadas anexen de facto alrededor del 46% de Cisjordania, aislando a las comunidades en bantustanes, guetos y «zonas militares».

Los límites que propone la anexión se superponen con el trazo del Muro. De hecho, sobre el terreno el muro ya ha hecho realidad la anexión. Los planes de anexión van más allá de Cisjordania (véase en particular las aldeas en el noroeste de Jerusalén, al este de Jerusalén en el área E1 y en el distrito occidental de Ramallah). Una estrategia que pretende cercar los centros más grandes de población palestina en una zona aislada ‘tierra de nadie’. La intención subyacente es evitar cualquier posibilidad de integración en el estado israelí. Finalmente, la población se verá obligada a abandonar estas áreas.

Para obtener más información, consulte el mapa y la explicación de Stop the Wall Anexión aquí

Segregación racial

Los muros de Israel tienen como objetivo encerrar a la población palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza, incluidos casi 1,5 millones de personas refugiadas, en solo el 12% de su territorio histórico, o Mandato Palestino.

Literalmente cimentan la existencia de reservas segregadas y guetos para las personas palestinas, uno de los elementos que definen el crimen del apartheid. Por un lado, tal combinación de bantustanes refleja la estructura utilizada por el régimen de apartheid sudafricano para relegar a la población negra a áreas segregadas e insostenibles. Por el otro, también imita el confinamiento de los pueblos indígenas a reservas aisladas por otros estados coloniales de colonos, que también sirvieron como modelo para desarrollo del sistema bantustan.

El Muro del apartheid va acompañado de un complicado sistema de «carreteras del apartheid» de aproximadamente 1.660 km de largo que destruyen sistemáticamente el sistema de carreteras palestino e imponen una red de carreteras diferente a la que las personas palestinas de Cisjordania no pueden acceder.

Para más haga clic aqui 

La ilegalidad del Muro

El 9 de julio, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en su Opinión Consultiva sobre las consecuencias legales del Muro declaró ilegal el Muro en Cisjordania y pidió a Israel que lo desmantele junto con su régimen asociado. La Corte denunció el Muro como una violación del derecho a la libre determinación del pueblo palestino y declaró que «la Corte considera que la construcción del muro y su régimen asociado crean unb»hecho consumado» sobre el terreno que podría volverse permanente.  En cuyo caso, y a pesar de la caracterización formal del muro por Israel, equivaldría a una anexión de facto «.

La CIJ ha confirmado además la obligación de la comunidad internacional de no ayudar ni colaborar en la ejecución de la construcción del Muro por Israel y su régimen asociado ni en su mantenimiento. Ha recordado a la comunidad internacional su deber de tomar las medidas adecuadas para garantizar el fin de esta situación ilegal.

Diez años después de la publicación de la Opinión Consultiva de la CIJ, 92 expertos legales de alto nivel y 41 redes legales han publicado un análisis conjunto «Es hora de una acción concreta» sobre las implicaciones legales del Muro y la decisión de la CIJ y han instado a la ONU y al tercer estado a tomar acción. Haga clic aquí para obtener más información.

Expulsión: la Nakba en curso

Alrededor del 12% de las personas palestinas en Cisjordania viven en las zonas militares cerradas del Valle del Jordán rodeadas por asentamientos ilegales israelíes y campamentos militares.

Por otro lado, muchas personas palestinas viven en pueblos y ciudades designadas como «zonas de unión». Las zonas de unión son áreas donde los palestinos están atrapados entre el Muro del Apartheid y la Línea Verde. Los palestinos se enfrentan a condiciones de vida cada vez más insoportables – la pérdida de tierras, mercados, movimiento y medios de vida – y muchos enfrentan la expulsión.

Esto incluye a más de 200.000 palestinos de Jerusalén Este, que están totalmente aislados del resto de Cisjordania.

El impacto de las zonas de unión no se limita a los que residen en las áreas aisladas, sino también a otras personas palestinas que no habitan en las zonas de unión. A estas últimas se les niega el acceso, lo que provoca que la sociedad palestina esté totalmente fragmentada entre sí. Además, también quedan divididas personas palestinas de sus tierras agrícolas que se encuentran dentro de las áreas de la zona de unión. Quienes residen fuera de estas áreas difícilmente pueden acceder a sus tierras.
El Muro ha destruido una gran cantidad de tierras de cultivo palestinas y ha usurpado el suministro de agua, incluido el mayor acuífero de Cisjordania.

El 98% de la población de colonos se incluirá en las áreas anexas de facto.

La estructura y las «puertas» del Muro

El Muro de hormigón está construido en un 20% de su longitud, incluido Belén, partes de Ramallah, Qalqilya, partes de Tulkarm y en toda la envolvente de Jerusalén. Tiene 8 metros de altura, dos veces la altura del Muro de Berlín, con torres de vigilancia y una “zona de amortiguación” de 30 a 100 metros de ancho para cercas eléctricas, trincheras, cámaras, sensores y patrullas militares. 

En otros lugares, el Muro consta de capas de cercas y alambre de púas, caminos de patrulla militar, caminos de arena para rastrear huellas, zanjas y cámaras de vigilancia.

La «zona de amortiguación» del Muro del Apartheid allana el camino para demoliciones a gran escala y la expulsión de las residentes cercanas, ya que en muchos lugares el Muro se encuentra a pocos metros de hogares, tiendas y escuelas. La tierra entre el Muro del apartheid y la Línea Verde ha sido declarada “zona de unión”, y todos los residentes y propietarios de esta área deben obtener un permiso para permanecer en sus hogares y en sus tierras.

Israel ha creado «puertas» agrícolas en el Muro. Estas puertas no ofrecen ninguna garantía de que los agricultores tendrán acceso a sus tierras, sino que refuerzan el estrangulador sistema de control de Israel, basado en permisos y puestos de control donde las personas palestinas son golpeadas, detenidas, disparadas y humilladas. En 2019, 74 puertas y cinco puestos de control a lo largo del Muro fueron designados para acceso agrícola. De estos, solo 11 abren diariamente, diez abren algunos días de la semana y durante la temporada de aceitunas, y la mayoría, 53, solo abren durante la temporada de aceitunas.

Estas “puertas son parte de un laberinto general de restricciones de movimiento para las personas palestinas que Israel sigue manteniendo en la ocupada Cisjordania. Hasta febrero de 2020, ONU OCHA había contabilizado 593 obstáculos para el movimiento en Cisjordania, incluidos puestos de control con personal total o parcial, bloqueos de carreteras de varios tipos y puertas. Además de estas «puertas», puntos de control u otros obstáculos, durante el período comprendido entre abril de 2019 y marzo de 2020, Israel ha establecido ad-hoc más de 1500 puntos de control «voladores» en rutas clave durante varias horas cada vez.

El Muro sigue siendo la mayor infraestructura de restricción de movimiento para el pueblo palestino.

Cronograma y costos

En noviembre de 2000, el primer ministro israelí Ehud Barak (Partido Laborista) aprobó el primer proyecto para construir una «barrera». La construcción del Muro, incluyendo la confiscación de tierras y la tala de árboles, comenzó en junio de 2002 al oeste de Jenin.

Hasta el día de hoy, solo se ha completado entre el 60 y el 70% de los 810 km de recorrido del Muro.

A partir de 2020, la construcción del Muro se ha detenido. La parte más importante del Muro que aún no se ha completado es la sección que rodea el asentamiento ilegal de Ma’le Audmim, al este de Jerusalén.

Las personas palestinas se enfrentan actualmente a un momento en el que Israel tiene la intención de ampliar su proyecto de asentamiento y el territorio de la Ribera Occidental se anexará más allá de la ruta actual del muro. El “Acuerdo del Siglo” de Trump tiene como objetivo dar a Israel aún más tierra, encerrar a las personas palestinas en bantustanes aún más estrictos y apunta a la anexión total del Valle del Jordán.

El Valle del Jordán, que constituye aproximadamente el 28,5% de Cisjordania, permanece casi completamente aislada del resto de Cisjordania como una zona militar cerrada.

¿Cuánto paga Israel por el Muro?

El costo de construir el Muro no está claro. El arquitecto de The Wall, Dany Tirza, calcula el costo en 2,56 millones de dólares por km. Con aproximadamente el 65% del Muro construido, esto llevaría a más de 1.200 millones de dólares gastados en mera construcción. Según Tirza, cada kilómetro cuesta anualmente el 8% de sus costos de construcción como costos de mantenimiento.

Los números discutidos en el parlamento israelí casi al mismo tiempo, a fines de 2017, muestran que Israel ya había gastado 25 mil millones de NIS (7,1 mil millones de dólares estadounidenses) en el proyecto del Muro.

Las protestas populares están aumentando los costos del Muro. Durante el juicio de Abdallah Abu Rahmah en 2010, los documentos presentados revelaron que las municiones utilizadas contra las manifestaciones contra el Muro de agosto de 2008 a 2009 costaron 6,5 millones de NIS (1,83 millones de USD). Además, el muro de hormigón erigido en Ni’lin, una respuesta a la constante destrucción de la cerca, costó 8,5 millones de NIS (2,39 millones de dólares).
De manera similar, en Bili’n, Israel tuvo que desplazar hacia atrás el muro detrás de su camino originalmente planeado, devolviendo 1000 dunums a la aldea y construyó parte del muro de hormigón en lugar de vallar. En la aldea de Jayyous (distrito de Qalqilya) y Baqa Asharqiyya (distrito de Tulkarm), la resistencia palestina también ha podido forzar un cambio de ruta del muro, aumentando los costos y esfuerzos que Israel tuvo que gastar en la construcción y mantenimiento del muro.

Los costos para las personas palestinas

El costo de una vida bajo el apartheid, privada de los derechos humanos básicos y encerrada en guetos o bantustanes simplemente no se puede calcular.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ha intentado presentar algunas cifras sobre las pérdidas financieras de la economía palestina debido a la ocupación israelí, incluido el Muro.

Las Naciones Unidas han establecido un Registro de Daños (UNRoD para reclamar a Israel reparaciones por las pérdidas sufridas por las personas palestinos a través de la construcción del Muro. Al 16 de junio de 2019, se habían reunido y enviado a la Oficina del Registro de Daños en Viena 69.554 formularios de reclamación para el registro de daños y más de 1 millón de documentos justificativos. Se han llevado a cabo actividades de recepción de reclamaciones en las nueve provincias afectadas: Tubas, Jenin, Tulkarm, Qalqilyah, Salfit, Hebrón, Ramallah, Belén y Jerusalén. A junio de 2019, la Junta de UNRoD revisó y decidió 35,370 de las reclamaciones recopiladas para su inclusión en el Registro.

UNRoD tiene el mandato de recolectar y documentar los daños o pérdidas sufridos como resultado del Muro. Sin embargo, UNRoD no tiene el mandato de evaluar o valorar la pérdida o los daños reclamados y, por lo tanto, no cumple con la recomendación de la CIJ de que se indemnice a las víctimas de los daños causados ​​por el Muro. Para más ver aquí.

El muro alrededor de Gaza

El Muro en Cisjordania tiene un precedente: desde 1994, la Franja de Gaza ha estado rodeada por una barrera que separa a las personas palestinas del resto del mundo.

La Franja de Gaza, con una población de aproximadamente 1.8 millones de personas en 365 km2, es uno de los lugares más densamente poblados del mundo. Es una prisión que ha estado completamente rodeada durante años por muros y alambre de púas. A lo largo del Muro hay una «zona de amortiguamiento» que se extiende, desde la masacre de Gaza de 2008/9, entre 300 y 600 metros. Cualquiera que se acerque a la zona de amortiguamiento corre el riesgo de recibir un disparo. Las consecuencias de la zona de amortiguamiento han sido graves. El 25% de las tierras agrícolas más fértiles de Gaza no son utilizables. Las tierras agrícolas en la zona de amortiguamiento han sido desertificadas ya que quitaron los huertos que solían estar allí. El 15% de las personas que se dedican  a la agricultura en Gaza se ven privadas de trabajo, se unen a las filas de los desempleados y se vuelven dependientes de la ayuda alimentaria.

En 2019, el Ministerio de Defensa ha comenzado la fase final de construcción de una valla de acero galvanizado de 20 pies de altura que rodeará completamente la Franja de Gaza. El muro se extenderá 65 kilómetros alrededor del enclave y se asentará sobre el muro de hormigón subterráneo. Se espera que el proyecto cueste aproximadamente NIS 3 mil millones ($ 833 millones), y cada kilómetro de la porción subterránea del muro costará aproximadamente NIS 41,5 millones ($ 11,5 millones). El muro sobre el suelo cuesta 1,5 millones de NIS (416.000 dólares) por kilómetro.

Los guetos / bantustanes de Cisjordania

El proyecto de guetoización o bantustán en todas sus formas aprisiona a la población palestina y, en muchos lugares, la aísla de los servicios básicos. Esto, junto con la pérdida de tierras, mercados y recursos, da como resultado la incapacidad de las comunidades para sostenerse adecuadamente y con dignidad.

Gueto del norte

La parte noroeste de Jenin a Qalqiliya (la «primera fase» de 145 km) se completa mientras continúa hacia el sur hasta Salfit. Desde allí se fusiona con la otra parte del Muro para formar un gueto en el norte.

En la «primera fase», 13 aldeas al oeste del Muro se han anexado de facto a Israel y unas 50 aldeas están separadas de sus tierras.

También en la «primera fase», Israel ha confiscado 36 pozos de agua subterránea y al menos otros 14 pozos están amenazados de demolición en la «zona de amortiguación» del Muro

Gueto central

Salfit ha perdido más del 50% de su tierra, aislada detrás del Muro del apartheid.

Al norte de Salfit, el bloque de asentamientos de Ariel se adentra en 22 km de Cisjordania, separando el gueto central del norte. Esto anexa el 2% de Cisjordania.

El Muro se adentra 22 km en Cisjordania para anexar los bloques de asentamientos creando dos líneas: Immanuel y Ariel. La ruta de los dos aísla pequeños guetos palestinos. Comunidades como Izbat Abu Adam, Dar Abu Basel y Wadi Qana están aisladas dentro de los propios bloques de asentamientos. Otras tres aldeas, Az Zawiya, Deir Ballut y Rafat, al este de Ariel Finger, serán rodeadas por cuatro lados por el Muro y conectadas con el resto de Cisjordania por un túnel. Más de una docena de aldeas ubicadas a lo largo de la ruta del Muro perderán colectivamente miles de dunums de tierra productiva.

Jerusalén

El Muro rodea la Ciudad Santa y el círculo de colonias de colonos a su alrededor, lo que fomenta el aislamiento de Jerusalén de Cisjordania. El Muro arrasa pueblos y vecindarios, separa familias, corta los lazos sociales y económicos y crea guetos en áreas robadas por el proyecto sionista en sus planes para asegurar Jerusalén como la futura capital de Israel.

Se están construyendo nuevos asentamientos alrededor de Jerusalén en las tierras anexas. Esto busca aumentar el número de colonos judíos en el área en el proyecto para cambiar la demografía de la ciudad. 22 aldeas y el campo de personas refugiadas de Shu’fat quedarán completamente aislados del resto de Jerusalén y Cisjordania y se concentrarán en cinco guetos diferentes. El Muro de Jerusalén está casi terminado. Solo se están construyendo pequeñas partes en el norte y este de la ciudad. El distrito de Jerusalén perderá, en total, el 90% de su territorio cuando se complete el Muro. Es un componente central del plan para limpiar étnicamente al pueblo palestino de Jerusalén.
El derecho de las personas palestinas a vivir en Jerusalén también está amenazado. Según la ONU OCHA, desde 2010 hasta septiembre de 2020, Israel demolió 1.311 estructuras palestinas y con esto desplazó a 2.269 palestinas de Jerusalén. .

Gueto del sur / Belén / Hebrón

En el sur de Cisjordania, el Muro del Apartheid rodea Belén y continúa al sur de Jerusalén Este, tanto en el este como en el oeste. Con la tierra aislada por el Muro, anexada para asentamientos y cerrada bajo diversos pretextos, solo el 13% del distrito de Belén está disponible para uso palestino. En Belén y Hebrón, los muros de hormigón rodean los principales lugares sagrados, la Tumba de Raquel y la Mezquita de Abraham, respectivamente. La tumba de Raquel ya es inaccesible para las personas palestinas y está siendo anexada. El Muro aísla a miles de dunums del distrito de Hebrón, lo que amenaza la cría de ganado, que es una de las principales fuentes de sustento en la zona.

Valle del Jordán

Desde 2000, el Valle ha estado rodeado por 6 puestos de control que controlan todos los accesos. Desde 2000 hasta 2005, el cruce de estos puestos de control solo estaba permitido a las personas residentes del Valle del Jordán cuyas tarjetas de identidad indican que viven en una de las aldeas del valle. A otras residentes de Cisjordania se les permitió cruzar solo si tenían un permiso especial emitido por las autoridades de ocupación israelíes.

Ya en febrero de 2006, Israel anunció un plan para anexar el 28,5% del Valle, incluidas 24 aldeas con una población de 58.000 habitantes junto con sus recursos hídricos y el acuífero oriental. Se negó el acceso a 200.000 personas que viven en las regiones de Tubas y Nablus y que poseen tierras o familiares en el valle del Jordán.

Después de 2005, se levantaron las restricciones al acceso de las personas palestinas al valle de Jordan; sin embargo, los puestos de control siguen existiendo hasta hoy.

Represión de la resistencia popular

La resistencia popular contra el Muro, que consiste en manifestaciones y diversos medios de acción directa, comenzó con las primeras demoliciones en 2002 y continua hasta día de hoy. La represión de las fuerzas israelíes ha sido severa. El ejército israelí mató a decenas de activistas en una manifestación no violenta contra el Muro y los asentamientos. Miles más han resultado heridas y cientos arrestadas. Entre 2008 y 2009, en la aldea de Ni’lin, por ejemplo, cerca de 500 personas resultaron heridas por fuego israelí y más de 70 fueron arrestados. La primera ola de asesinatos y represión grave duró un año y comenzó en 2004 con el asesinato de 5 personas en Biddu, que había organizado manifestaciones masivas contra la construcción del Muro. En 2005, tres niños murieron a tiros en Beit Liqya. Una ola similar de asesinatos ocurrió durante 2008-2009, cuando las fuerzas de Ocupación mataron a 5 en Ni’lin y 1 en Bil’in, seguidas del asesinato de otra mujer en Bil’in en 2011 nuevamente en respuesta a la resistencia en curso..

La represión continúa a diario. Las personas manifestantes son continuamente golpeadas y heridas por proyectiles en las manifestaciones. El 11 de marzo de 2020, el ejército israelí asesinó a Muhammed Hamyel, un joven de Beita durante una protesta para liberar el monte Al-Arma, distrito de Nablus. Muhammad estaba defendiendo el área de la toma de posesión de los colonos. Otro menor participó en la misma protesta y sucumbió a sus heridas pocos días después de Hamayel.

A pesar de esta represión, la acción de base contra el Muro y los asentamientos continúan en Cisjordania: en Kufr Qaddoum y Nil’in continúan las manifestaciones semanales contra el Muro. En Al-Mughayyyer, Al-Mazra’a Al-gharbyya (distrito de Ramallah), Aseera (distrito de Nablus), Hares y Bidyya (distrito de Salfit) continúan las manifestaciones contra los asentamientos, mientras que en otras áreas se han logrado movilizaciones y protestas populares exitosas. Algunas de ellas han llegado a impedir que se establezcan varios puestos de avance de colonos.

En la Franja de Gaza, la represión de la lucha contra el aislamiento total y el brutal dominio de toda la población ha sido particularmente cruel y mortal. Desde que el 30 de marzo de 2018 el pueblo palestino en Gaza comenzó las protestas populares en los muros que rodean Gaza, llamada Gran Marcha del Retorno, la represión de Israel se ha intensificado aún más. La Comisión de Investigación Independiente de la ONU sobre las protestas de Gaza de 2018 en su informe llega a la conclusión de que “tiene motivos razonables para creer que durante la Gran Marcha del Retorno, los soldados israelíes cometieron violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Algunas de esas violaciones pueden constituir crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad y deben ser investigadas de inmediato por Israel «.


NOTICIAS DEL MURO

Embarazada palestina presa al mundo: “EXIJO MI LIBERTAD”

“Que voy a hacer si doy a luz mientras estoy lejos de ustedes? Como voy a pasar esta experiencia mientras estoy en prisión y sola.” Este mensaje fue expresado por la presa palestina embarazada Anhar Deek, de 25 años; en una carta que envió a su familia mientras se aproxima la fecha del nacimiento de […]

#SaveSilwan – El 15 de Agosto otros 49 hogares serán demolidos

ACTUALIZACIÓN: La presión continuada funciona – ahora necesitamos más! Los tribunales israelíes han suspendido las órdenes de demolición para todas menos 16 de los hogares del pleito colectivo en #Silwan. La decisión del tribunal de retrasar las demoliciones de los hogares restantes hasta Febrero del 2022 intenta fragmentar el dolor y diluir la resistencia a […]

2 de Agosto: #LevantaTuVoz por Sheikh Jarrah

El Tribunal Supremo israelí se ha configurado para sentenciar sobre el ’s inminente desplazamiento étnico forzoso de las familias de Al-Askafi, Al-Ja’ouni, Al-Qasem y Al-Kurd del barrio de Jerusalén de Sheikh Jarrah el 2 de Agosto. Como ya sabemos de sobra, los tribunales israelíes no son otra cosa que instituciones para reforzar y consolidar las […]