Día de la Tierra: la población palestina de Cisjordania incrementa la lucha por su tierra, sus derechos y su libertad
Posted in

Día de la Tierra: la población palestina de Cisjordania incrementa la lucha por su tierra, sus derechos y su libertad

Conmemorando el 30 Aniversario del Día de la Tierra – día en que fueron masacrados 6 palestinos en Galilea defendiendo su tierra frente a la confiscación – los comités populares contra el Muro del Apartheid, junto a numerosas organizaciones, aumentaron su resistencia contra la continua colonización y robo de tierra. Desde Jenín a Hebrón, miles de personas nos enfrentamos a la Ocupación con ánimo renovado y con determinación de continuar nuestra lucha por la liberación, nuestra tierra y nuestros derechos.

***image2***La pérdida de casi toda la tierra agrícola de Cisjordania, a causa del Muro del Apartheid y la expansión de la infraestructura de los asentamientos, reducirá las fuentes de ingresos de la población palestina y devastará la estructura social de sus comunidades agrícolas. La comunidad internacional – coordinada desde Washington por el Banco Mundial – planea convertir a decenas de miles de personas palestinas, privadas de derechos, en mano de obra barata con destino a las zonas industriales construidas en áreas cercanas al Muro. Sin embargo, las manifestaciones del Día de la Tierra demuestran que cualquier intento de convertir en permanente el Muro y la Ocupación, no tiene posibilidad de éxito.

La plantación de olivos sobre las tierras confiscadas juega un papel central en muchas de las protestas, destacando el arraigo entre la población y su tierra. La población palestina sabe que su capacidad de autosuficiencia y búsqueda de sustento serán la llave que permitirá liderar la lucha hacia su liberación.

La lucha sobre el terreno:

En Beit Sira, unos 1.000 manifestantes de la aldea – y del distrito de Ramallah – se unieron en una importante marcha hacia las tierras que están siendo arrasadas por las retroexcavadoras de la Ocupación para construir el Muro del Apartheid. En recuerdo de los sacrificios realizados a lo largo de 50 años de lucha, los discursos pidieron continuar la resistencia hasta que el Muro caiga. Simbólicamente se plantaron olivos para demostrar la determinación de la población a no entregar sus tierras. Poco después se produjeron los enfrentamientos y la brutal agresión de las Fuerzas de Ocupación provocaron a Firas Awad serias lesiones en la cabeza.

En Aqaba, al norte del Valle del Jordán, cerca de 1.000 personas asistieron a un encuentro. Las canciones de resistencia y los discursos reforzaron el ánimo de lucha de la gente de la aldea, cuyas principales instituciones y numerosas viviendas están bajo amenaza de inmediata demolición. Contra el plan sionista de limpieza étnica del Valle del Jordán, sus habitantes afirmaron que continuarán con toda la resistencia posible para asegurar la supervivencia de la comunidad en su tierra.

En Rafat (distrito de Salfit) cientos de personas de las aldeas cercanas se reunieron para la protesta. Marcharon en unión desde la escuela de la colina oeste de la aldea. Allí las retroexcavadoras de la Ocupación arrasan los árboles de la aldea cada día de forma regular. El Muro del Apartheid aprisionará a Rafat junto a otras dos aldeas, creando un gueto aislado. Sobre las tierras devastadas por la Ocupación los asistentes ofrecieron discursos declarando que nunca abandonaran su tierra ni la lucha por la liberación. Como consecuencia de ello surgieron los enfrentamientos. Soldados de Ocupación lanzaron botes de gas, balas de goma y bombas de sonido hacia la multitud. Abd As-Salam Ayyash fue hospitalizado después de ser alcanzado por uno de los botes de gas.

En Jayyous (distrito de Qalqiliya) mujeres y jóvenes encabezaron la manifestación que marchó hacia la puerta del Muro que atraviesa las tierras agrícolas al norte de la aldea. Desafiando a la Ocupación, los jóvenes derribaron la valla y las estructuras de alambrada y pasaron al otro lado donde se encuentran sus tierras. Un duro ataque militar contra los jóvenes dispersó a los manifestantes con el anuncio de la Ocupación del cierre de la puerta durante los próximos tres días.

En Aboud (distrito de Ramallah) la población palestina se congregó una vez más sobre las tierras confiscadas por el Muro, al oeste de la aldea. La zona no ha sido cultivada hasta ahora, por ser la parte más antigua de la aldea. En el Día de la Tierra, la gente decidió plantar olivos en ella, desafiando los planes sionistas de dejar esta parte aislada de la aldea para anexionarla.

En Hebrón, algunos días las actividades han finalizado con un encuentro popular hasta acabar la tarde. Se desarrollaron discursos que destacaban que la lucha iniciada hace muchos años debía continuar hasta que la población palestina consiga justicia y alcance la liberación. Se mostró una presentación en pantalla que mostró los devastadores efectos del Muro y los planes sionistas, así como la lógica oculta tras su construcción para la expansión de la infraestructura de los asentamientos.

En Jericó cerca de 100 personas se reunieron en un encuentro popular que celebraba la resistencia palestina con discursos, música y bailes tradicionales. Se lanzaron mensajes contra el proyecto de la Ocupación para la anexión y judaización del Valle del Jordán con la promesa de aumentar la resistencia popular.

En Belén unas 100 personas marcharon hacia el centro de la ciudad que perderá casi toda la zona agrícola para los asentamientos y el Muro. Los discursos recordaron el sacrificio del Día de la Tierra y la lucha palestina, y renovaron el compromiso popular de resistencia contra los planes sionistas de guetización y colonización.

En Zabda la población del distrito de Jenín se reunió para marchar hacia la puerta del gueto en el Muro del Apartheid que la aísla de sus tierras. A mediados del próximo mes la Ocupación impedirá el acceso a las tierras y no concederá más permisos. La protesta culminó con la plantación de olivos sobre las tierras confiscadas para la construcción del Muro.

En Qalqiliya la población palestina se unió en una manifestación que culminó en un simbólico acto en el que se distribuyeron cientos de plantas de semillero entre los agricultores. Al día siguiente fueron plantadas en las tierras que quedan tras el Muro. La Ocupación ha cerrado todas las puertas del distrito asfixiando la vida y haciendo imposible el acceso a las tierras agrícolas.

***image3***Tras los bloques de cemento y los puestos de control de alta tecnología del Muro, la Ocupación intenta reprimir la determinación palestina de luchar por sus derechos y su tierra. En completa dependencia económica y aislamiento físico, la pura capacidad de resistencia de nuestro pueblo no puede ser socavada. Sin embargo, a todo lo largo de Cisjordania, miles de palestinas y palestinos se enfrentan a la Ocupación, su Muro y sus asentamientos, ¡dejando claro que su lucha por la liberación continúa!

en_USEnglish