El presidente de la AGNU (UNGA por sus siglas en inglés) pide sanciones contra el apartheid israelí
Posted in

El presidente de la AGNU (UNGA por sus siglas en inglés) pide sanciones contra el apartheid israelí

Las conferencias siguientes fueron dadas el 24 de Noviembre por Miguel d’Escoto Brockmann, Presidente de la Asamblea General e las Naciones Unidas. El Sr. Brockmann fue muy aplaudido durante sus conferencias, que tuvieron un contenido potente – incluyendo referencias al apartheid, a los obstáculos para la paz impuestos por América, a la intimidación israelí, y por último, pero no por eso menos importante, al movimiento de BPS (BDS por sus siglas en inglés) – que no habían sido oídas aún a ese nivel diplomático en las NU.

El hecho de que esta declaración haya sido hecha a este nivel oficial tan alto en la Asamblea General es un paso hacia adelante muy importante para Palestina. Al mismo tiempo, sin embargo, señala la gran brecha en el sistema de las NU, que el poder real no está en las decisiones de la Asamblea General, sino en las manos de algunas potencias del mundo en el Consejo de Seguridad. Así, mientras la conferencia del Sr. Brockmann podría ciertamente verse como un signo de progreso para la solidaridad palestina, el logro de un éxito sustancial solo llegará cuando el sistema de las UN sea reformado, y el cuerpo ejecutivo de la institución sea el verdadero representante del sentimiento global.
_____________

Texto complete de las conferencias:

DECLARACIÓN DE S.E. PADRE MIGUEL D’ESCOTO BROCKMANN, PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS,

EN EL DÍA INTERNACIONAL
DE SOLIDARITDAD CON EL PUEBLO PALESTINO

NACIONES UNIDAS, NEW YORK
24 DE NOVIEMBRE DEL 2008

Sr. Presidente,
Sr. Secretario General,
Excelencias,
Hermanos y Hermanas,

1. Es con emociones encontradas que me uno a Uds. hoy para celebrar el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino en este evento organizado por el Comité sobre los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino. Como saben, la Solidaridad es un concepto primordial en mi trabajo como Presidente de la Asamblea. Quiero agradecer al Comité que haya dedicado sus esfuerzos para rehacer nuestra solidaridad con el pueblo palestino, intentando lograr el mandato lanzado por la Asamblea General.

2. Hoy recordamos que, hace 61 años este mismo mes, la Asamblea general adoptó la resolución histórica 181, pidiendo la creación de un estado judío y un estado árabe. El Estado de Israel, fundado un año después en 1948, celebra ahora los 60 años de su existencia. Vergonzosamente, aún no hay un estado palestino para celebrar.

3. Como dije en mi primer declaración a la Asamblea General en Septiembre último, creo que el fallo en crear el estado palestino como fue prometido es el único gran fallo en la historia de las Naciones Unidas. Hace 60 años que 800,000 palestinos fueron expulsado de sus hogares y de sus propiedades, transformándose en refugiados y en gente desarraigada y marginada.

4. No podemos obviar la amarga ironía de que el mes próximo celebraremos el 60 aniversario de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que consagra el derecho a la auto-determinación de esos mismos pueblos. Somos testigos de décadas de las terribles condiciones soportadas por todos los Territorios Palestinos Ocupados, y la promesa – el derecho – de los palestinos a una patria permanece tan falaz como siempre.

5. Como dije aquí hoy, casi 1.500.000 palestinos están soportando un bloqueo sin precedentes en la Franja de Gaza. Todos los puntos fronterizos de cruce están cerrados, bloqueando aún las entregas de ayuda humanitaria de emergencia suministrada por las Naciones Unidas. La falta de combustible está hundiendo a la población en la oscuridad y el frío; las medicinas básicas están escaseando; la malnutrición es crónica y los medios de adaptación de la gente se están agotando.

6. En solidaridad, urjo a la comunidad internacional a elevar su voz contra el castigo colectivo del pueblo de Gaza. Debemos pedir el fin de este abuso masivo de los derechos humanos. Le pido a Israel, el Poder ocupante, que permita que la ayuda humanitaria y otros suministros entren en la Franja de Gaza sin demora.

7. La situación en Cisjordania está a menudo ensombrecida por la crisis humanitaria a la que se enfrenta Gaza. No podemos descuidar, sin embargo, la existencia de unos 600 puntos de control y otros obstáculos a la libertad de movimiento dentro de Cisjordania. Debemos denunciar la reanudación de las demoliciones de casas durante los meses fríos y la inalterada expansión de los asentamientos que está siendo autorizada oficialmente. La escalada sin precedentes de los ataques violentos por parte de los colonos contra los palestinos debe también legar a un fin. Aunque con diferencias, lo que está siendo hecho contra los palestinos me parece una versión de la odiosa política del apartheid.

8. Esta situación insostenible resalta la urgente necesidad de la reanudación de un genuino proceso de paz que pueda dar resultados tangibles en un futuro próximo. Hasta ahora, las negociaciones interminables entre dos socios completamente desiguales no han dado frutos. Lo que necesitamos es un renovado sentido de solidaridad para inspirar una voluntad política, coraje y una perspectiva más amplia del conflicto. Esto debería incluir el restablecimiento de la Iniciativa Árabe de la Paz del 2002.

9. La comunidad internacional no debería escatimar esfuerzos en asistir tanto a los israelitas como a los palestinos para alcanzar una solución que logre la meta de dos estados, Israel y Palestina, viviendo costado con costado en paz y seguridad. Las Naciones Unidas tienen una responsabilidad en marcha para resolver la cuestión de Palestina en todos sus aspectos y de acuerdo con la ley internacional. Asegurémonos de que esta no se vuelva una responsabilidad permanente.

10. La enemistad entre nuestros hermanos y hermanas palestinos e israelíes es una tragedia amarga y auto perpetuada. Debemos encontrar nuevas vías para desactivar esa enemistad, para permitir a ambos pueblos que reafirmen sus lazos históricos de hermandad. Urjo a la comunidad internacional a desactivar el punto muerto político que cínicamente perpetúa este odio, este aislamiento y este abuso. Nuestra solidaridad debe promover acciones concretas para hacer efectivos estos derechos inexistentes y que muchos de nosotros tenemos garantizados.

Gracias.

**************************************

DECLARACIÓN DE S.E. PADRE MIGUEL D’ESCOTO BROCKMANN, PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS,

EN EL 57º ENCUENTRO PLENARIO SOBRE EL TEMA 16 DE LA AGENDA,
LA CUESTIÓN DE PALESTINA

NACIONES UNIDAS, NEW YORK
24 DE NOVIEMBRE DEL 2008

Excelencias, Hermanos Y Hermanas,
1. Me complace abrir esta sesión plenaria en la cuál enfocaremos la Cuestión de Palestina. Esta mañana, con el corazón encogido, conmemoramos el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. Me uno al Presidente del Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, S.E. el Embajador Paul Badji, y al Secretario General Ban Ki-moon para expresar nuestra actual preocupación por la terrible situación que se vive en la Franja de Gaza y en Cisjordania, y para expresar nuestra solidaridad con este pueblo que lleva tantos años sufriendo.

2. Escuchamos el amplio informe del Presidente sobre la situación actual de los palestinos viviendo bajo la ocupación. Así mismo, el Secretario General ha resumido las complejas iniciativas que están siendo emprendidas por la comunidad internacional para avanzar en las conversaciones de paz y el establecimiento de un estado palestino.

3. Urjo a la comunidad internacional a elevar su voz contra el castigo colectivo a la gente de Gaza, una política que no podemos tolerar. Exigimos el fin del abuso masivo de los derechos humanos y pedimos a Israel, el Poder ocupante, que permita que los suministros humanitarios y de cualquier otro tipo entrar en la Franja de Gaza sin demora.

4. Hablé esta mañana sobre el apartheid y como las políticas de Israel en los territorios Palestinos Ocupados parecen ser similares al que había hace años en otro continente.

5. Creo que es muy importante que nosotros en las Naciones Unidas usemos ese término. No debemos temer el llamar a algo lo que es. Después de todo, estas son las Naciones Unidas, que formamos la Convención Internacional contra el Crimen del Apartheid, dejando claro a todo el mundo que esas prácticas de discriminación oficial deben ser proscriptas donde quiera que ocurran.

6. Escuchamos hoy a un representante de la sociedad civil de Sud África. Sabemos que por todo el mundo, organizaciones sociales civiles están trabajando para defender los derechos palestinos, y están intentando proteger al pueblo palestino, que nosotros, las Naciones Unidas, hemos fallado en proteger.

7. Hace más de veinte años que en las Naciones Unidas tomamos el mando de la sociedad civil cuando acordamos las sanciones que se necesitaban para dar por medios de presión no violentos un fin a las infracciones de Sud África.

8. Hoy, quizás en las Naciones Unidas deberíamos considerar el mando de una nueva generación de sociedad civil, a quien estamos llamando para una campaña similar no violenta, de boicot, privaciones y sanciones, para presionar a Israel para poner fin a sus infracciones.

9. He acudido a muchos encuentros sobre los derechos del Pueblo Palestino. Estoy asombrado de cómo la gente continúa pidiendo paciencia mientras nuestros Hermanos y Hermanas están siendo crucificados.

10. La paciencia es una virtud en la que creo. Pero no es nada virtuoso el ser paciente con el sufrimiento de los otros.

11. Debemos esforzarnos, con todo nuestro corazón, para poner un fin al sufrimiento del Pueblo Palestino.

12. Tengo un gran amo por el Pueblo Judío y esto ha sido cierto toda mi vida. Nunca he dudado en condenar los crímenes del holocausto y todos los otros abusos cometidos contra nuestros Hermanos y Hermanas judíos.

13. Sin embargo, su sufrimiento no le da derecho a nadie para abusar de los otros, especialmente de aquellos que históricamente tienen una profunda y ejemplar relación con el Pueblo Judío.

14. Habiendo dicho esto, me gustaría recordarles a los Hermanos y Hermanas judíos que aunque ellos tengan el escudo protector de los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, ni el “retorcimiento de brazo” ni ninguna otra intimidación cambiarán la resolución 181 del Consejo de Seguridad, adoptada hace 61 años, pidiendo la creación de dos estados.

15. Vergonzosamente, no hay un estado palestino que podamos celebrar hoy y las perspectivas están tan distantes como siempre. A pesar de todas las explicaciones, este hecho central hace burla de las Naciones Unidas e hiere gravemente su imagen y su prestigio. Como podemos continuar así?

16. Pido a nuestros queridos Hermanos y Hermanas que toman las decisiones a alto nivel en nuestro País Anfitrión para terminar con una política que solo retarda la justicia en el Oriente Medio.

17. La comunidad internacional no debería escatimar ningún esfuerzo en asistir tanto a los israelitas como a los palestinos para alcanzar una solución que logre la meta de dos estados, Israel y Palestina, viviendo costado con costado en paz y seguridad. Las Naciones Unidas tienen una responsabilidad en marcha para resolver la cuestión de Palestina en todos sus aspectos y de acuerdo con la ley internacional. Asegurémonos de que esta no se vuelva una responsabilidad permanente

18. La enemistad entre nuestros hermanos y hermanas palestinos e israelíes es una tragedia amarga y auto perpetuada. Debemos encontrar nuevas vías para desactivar esa enemistad, para permitir a ambos pueblos que reafirmen sus lazos históricos de hermandad.

19. Urjo a la comunidad internacional a desactivar el punto muerto político que cínicamente perpetúa este odio, este aislamiento y este abuso. Nuestra solidaridad debe promover acciones concretas para hacer efectivos estos derechos inexistentes y que muchos de nosotros tenemos garantizados.

Gracias.

en_USEnglish