Versión para impresiónSend to friend
Al Shabaka Palestinian policy network

Revuelta Juvenil Palestina: Algún papel para los partidos Políticos?

 

La ausencia de un liderazgo nacional palestino auténtico es particularmente aguda en estos tiempos de crisis. Es sabido que el levantamiento actual de la juventud contra la ocupación militar  prolongada israelí y la negación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado (OPT por sus siglas en inglésy dentro de Israel generalmente carece de liderazgoQué papel hay para que los partidos políticos contribuyan al levantamiento de la juventud dado que permanecen atrincherados en el cuerpo político palestino a pesar de sus divisiones y sus debilidades? Los activistas políticos palestinos y los analistas tratan de responder esta y otras preguntas en un proyecto coordinado por al-Shabaka.org, la red política palestina. 

 

Asumiendo que la reconciliación de Fatah-Hamas permanezca estancadaque pueden hacer otros partidos y fuerzas políticapara conseguir un marco para un liderazgo nacional, tanto dentro o fuera de la Organización por la Liberación de  Palestina (PLO por sus siglas en inglés)? Qué otros caminos pueden ofrecer un espacio para un liderazgo nacional – o local  para salir en estos tiempos de crisis e ir más allá? 

Hay varios hilos en común en los diagnósticos de los analistas políticos de Al-Shabaka sobre la situación, pero sus ideas para acciones futuras se dividen en dos ampliogruposAquellos que sugieren alternativamás allá de lo establecido actualmente y aquellos que buscan caminos para hacer trabajar las estructuras actualesJamal Juma’ pide inversiones serias para la reconstrucción el espacio político y así apoyar el levantamiento, incluyendo el estrechamiento de lazos con la Diáspora nacionalJamil Hilal argumenta que un camino es construir un enlace local entre los comités constituidos democráticamente con las bases para un movimiento nacional revividoNijmeh Ali no ve el marco para una nueva alternativa sino que pide un cambio de conductas dentro del sistema existenteKhalil Shaheen también cree que aún  hay lugar en esta fase de transición para el sistema tradicional de partidos  comprometiéndose tal como son. 

Jaber Suleiman señala que la ola de rabia de la juventud es en gran parte contra la AP (PA por sus siglas en inglés)pero que no hay otra opción que encontrar caminos para colaborar y poder mantener el impulsoMjiriam Abu Samra concluye que es la juventud por si misma quien debe en último término reformar radicalmente las políticas palestinasBelal Shobaki señala que el hecho de que el Frente Popular por la Liberacióde Palestina y la Jihad Islámica pueden aún poner de manifiesto las cifras que podrían servir como un camino para aprovechar a los partidos políticos tradicionales en la nueva olaAlaa Tartir argument que la confrontación a todos los niveles y a diferentes esferanecesita volverse un camino de vida hasta que se logre la libertad. 

(El análisis está publicado originalmente en al-Shabaka.org.) 

 

Jamal Juma’: Visión, Objetivos clarosRelaciones a múltiples niveles 

 

Por cerca de dos meseslos palestinos han esperado que sus partidos políticos se enfrenten a su papel de líderes y guías del levantamiento. Claramente, ni son capaces ni quieren hacerloHay varias razones para su inacción. Por una partelos partidos líderes son reluctantes a pagar el precio de liderar y encuadrar la resistencia popular, si este precios es cobrado por las autoridades de ocupación israelíes en forma de arrestos, persecuciones y yendo contra las organizacione especialmente las de los partidos que operan abiertamente cuyas estructuras son débilesNi quieren perder los privilegios de los que disfrutan como miembros de la OLP (PLO por sus siglas en inglés)tanto en términos de beneficios financieros como de estatus político. 

Es máslos partidos no pueden actuar sin el consentimiento del aparato de seguridad de la Autoridad Palestina (PA por sus siglas en inglésy de su facción líderFatahen la actualidad son demasiado débiles para cambiar el status quo. El Presidente Mahmoud Abbas, que retiene todo el podercree que el levantamiento cumplió su misión de volver a poner la atención en la causa palestina y de  estimular a la comunidad internacional y está apostando por nuevas iniciativapara reanudar las negociacionecon Israel. En realidad, Abbas ha anunciado en términos inequívocos que no quiere el levantamiento. 

Dada la debilidad de sus actuales composición y estructuras organizativasestos partidos no pueden dar un marco político, organizativo y económico capaz de liderar un levantamiento a largo plazo que agote los recursos y la energía de la ocupación israelíUn levantamiento exitoso requeriría una visión exhaustiva para lograr claramente unos objetivos alcanzables movilizando las oportunidades y las relaciones locales, regionales e internacionales. 

En lo que respecta a las fuerzas islámicasHamas y la Jihad Islámica, han tomado también la posicióde inacción. Tampoco quieren pagar el precio y darle a Israel una oportunidad para lanzar unofensiva contra la Franja de Gaza. También temen que el levantamiento pueda ser explotado para mejorar los términos de las negociacionepor parte de la Organización por la Liberación de Palestina (PLO por sus siglas en inglésy por la AP (PA por sus siglas en inglés). 

Hay varios factorea favor de crear un espacio para un nuevo liderazgo nacional o local. Aunque disminuyael actual alzamiento ha lanzado la pregunta de la elegibilidad del actual liderazgo y ha legitimado la búsqueda de alternativas. También ha unido al pueblo palestino dentro de la Línea Verdeen Cisjordania, en Jerusalén y en Gaza. Irónicamentelas fuerzas políticas son las únicas que permanecen divididasLos palestinoela Diáspora también han actuado aunque de una manera limitaday han ayudado a organizar manifestacionesLas acciones sobre el terreno están sembrando un liderazgo emergente que puede ser alimentado, aunque esté disperso y localizado. 

Por la parte negativasin embargo, está claro que la AP (PA por sus siglas en inglés) no permitirá que surja un nuevo liderazgoy que no escatimará esfuerzos para frustrarloaunque esto requiera la coordinaciócon la ocupación israelí – con la que de todas formas ya está coordinadaAdemáslos movimientos populares existentes son débilesya que los intelectualejuegan un papel muy débil en la vida política palestina y son incapaces de apoyar a las fuerzas populares. En lo que respecta a la diáspora palestinatiene poca influencia en la toma de decisiones. 

El reto es construir sobre los factores positives y minimizar los negativos: Nótese que cualquier movimiento serio para crear un liderazgo alternativo tendría que trabajar hasta cierto punto por debajo del radar. 

Para comenzares importante conseguir un espacio a salvo de dominaciones políticasun espacio en el cual fuera posible apoyar aquellas fuerzas populares que tienen una visión política y capacidad para movilizartal como los sindicatoslas organizaciones de agricultoreslas federaciones de mujeres y por supuesto los grupos juvenilesasí podrán trabajar juntos en el levantamiento. 

También es importante pulsar el potencial de la Diáspora Palestina, especialmente entre la juventudy organizar grupos de trabajo que puedan comunicar y coordinacon ilustradas figuras nacionales que crean en el importante papel que la Diáspora ha de jugar tanto en la toma de decisiones palestinas como en el apoyo a la resistencia del pueblo palestino. 

Ciertamentees vital invertir en coordinación significativa entre la patria y la Diáspora. Debemos reconstruir la confianza entre nosotros y revivir nuestra autoconfianza y confiar en nuestra habilidad para efectuar el cambioEel análisis final, debemos tener absoluta fe en nuestro pueblo y en su habilidad para sacrificarse y avanzar y debemos creer, más allá de toda dudad, en que triunfaremos. 

 

Jamil HilalComunidades DemocráticasConectando con el Nuevo Liderazgo 

 

Los partidos políticos democráticos y progresistas históricamente han dado liderazgo en la lucha por la libertad de la opresión, especialmente contra el pillaje y el terror colonialistaDesgraciadamente esto no ha pasado aquí desde la primer Intifada a finales de los ‘80. No solamente los partidos políticos y los movimientos han fallado al aceptar su responsabilidad, también haactuado de forma que han fragmentado al movimiento de liberación nacional palestinoEn cambiolos partidos deberían haber revisado críticamente los progresos del pasado y sus fallos para reconstruir un movimiento más en sintonía con las nuevas condiciones nacionales, regionales e internacionalesEconcretolos partidos políticos no están en posición de ofrecer un liderazgo unificado y una estrategia coherente a la lucha juvenil actual  contra la opresión colonial y al desolado futuro de la juventud. 

En cuanto a la reconciliacióentre Fatah Hamastodo indica que no está próximaLos otros partidos políticos han jugado el papel de mediadores en lugar de formar un liderazgo alternativo con un programa dirigido contra la fragmentación intensificadala colonizacióy el sojuzgamiento impuesto a los palestinosNo ha sido formado ningún bloque politico histórico para presionar a los dos principales movimientos opuestos (Fatah y Hamasa que recobren el sentido o, a falta de esoque tomen la responsabilidad de ofrecer una visión nueva y un liderazgoLa mayoría del pueblo palestino está desilusionado y frustrado por los continuados dimes y diretes y las actuaciones de Fatah y Hamas mientras más tierra es colonizada y más hogares destruidosLos palestinos son arrestados arbitrariamente, Jerusalén está israelizadalos gazatíes sujetos a un genocidio lentolos palestinos de 1948 sufrediscriminaciósegregación, y los refugiados condenados al exilioAhora la juventud desarmada está siendo asesinada a sangre fría por el ejército israelí y por los colonos mientras la coordinación en seguridad es mantenida desvergonzadamente. 

La respuesta puede ser que cada comunidad palestina establezca su liderazgo democrático alternativo y que piensen colectivamente en cómo construir un movimiento nacional nuevo mientras se preservan los bienes que la lucha palestina construyó en las décadas anterioresEsto no es fácilpero los palestinos de 1948 parecen ser el único camino correcto y su ejemplo debería ser estudiado y donde sea posible seguido. 

Por supuesto, esto no es fácil de aplicarEs que es una necesidaddada la situación de vulnerabilidad extrema de la mayoría de las comunidades palestinas, establecer comités locales en las aldeas, en los campos de refugiados y en los pueblos vecinos para que así puedan articular sus necesidades de acuerdo a su situación específicay entonces formar asociaciones mayoresPor ejemploeCisjordaniala cuestión para un gran número de comunidades es cómo defendersey defender su tierra y sus propiedades contra los ataques asesinos de los colonosela Franja de Gaza, mo lidiar con los problemas urgentes causados por el asedio israelí y los repetidos ataques mortalesy en el Líbano, cómo potenciar los comités populares elos campamentos de refugiados para que formen un marco unificado” para lidiar con los grandes problemas en los camposEl papel de tales comités locales podría expandirse cuando la situación lo demande, tanto en los ayuntamientos, en los consejos de las aldeas o en las ramas locales de los partidos políticos, de las sociedades y de las instituciones. Los ejemplos de las luchas actuales del Comité Superior de Seguimiento entre los palestinos de 1948 y las luchas del movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) son faros pata el resto de nosotros. 

Pero en el mundo realle gente se sienta y encuentra soluciones concretaa los problemas con los que se enfrentan en una situación específicaAfortunadamenteno esperan por gente como yo que les diga lo que tienen que hacer. 

 

Nijmeh AliEl cambio debe venir de dentro de los partidos 

 

La juventud palestina que a tomado las calles está iniciando una fase importante respondiendo a la ocupación israelí y a la injusticia, indicando el papel significante que las generaciones más jóvenes podrían jugar reemplazando el liderazgo actual. 

Sin embargola cuestión permaneceela nueva generación capaz de traer el levantamiento om la ola de rabia de las calles a las esferas políticas o diplomáticas? El problema yace en el fallo para rebelarse contra los liderazgos palestinos tradicionales de  FatahHamas y la izquierdaEsto es lo que se necesita partransformar el espíritu de revolucióen resultados diplomáticos y políticos. 

Los partidos políticos palestinoestán actuando actualmente como los partidos en el resto del mundoEstán sopesando las ganancias políticas que podrían cosechar de esta ola de rabiacomo la reanudación de las negociacionecon Israel. No están actuando como partidos revolucionarios peleando una batalla por la liberación, y están fuera de la línea del sentir popularAsílos partidos parece que quieran erigir obstáculos en vez de apoyar a la juventud levantada o a cualquier otra acciófuera del marco institucional establecido como las alas de las facciones armadasLas acciones descontroladas no benefician a los partidos políticos porque estos  no pueden dirigirlas. 

El tema no es sobre crear un nuevo espacio dentro o fuera de la OLP (PLO por sus siglas en inglés)Es también sobre el cambio de la conducta política de los palestinos como un pueblo afiliado a los cuerpos políticos existentesEs imperativo transcender las estrechas afiliaciones partidarias  que atrincheran la división interna palestina y debilitan a la OLPLa ola popular de rabia es una rebelión abierta contra tales afiliaciones estrechas y una expresióde la necesidad de reforzar lo nacional como oposición a las adhesiones partidistas. 

Sin embargodada esta realidad y la profunda división partidistahabría sido más promisorio que la juventud se hubiera rebelado contra los liderazgos políticos actuales y los hubiera reemplazado por líderes jóvenes con energía política, confianza y vigor. 

Los líderes localenunca han estado aislados de sus liderazgos centrales: Fatah y Hamaspor ejemploson más movimientos políticos de masas que partidos políticos en el sentido tradicional. Ademásno se prevé un escenario en el cual pueda emerger un movimiento popular independienteni aunque se pudieran establecer comités populares como fue el caso en la primer Intifada. No valió de nada que el liderazgo nacional unificado de esa Intifada estuviera formado por actorepolíticos que adoptaron metas políticas comunes y una visión centrada en el fvin de la ocupaciócomo un paso fundamental hacia la liberación. 

Abreviandonecesitamos una primavera palestina dentro de los partidos palestinos antes que un marco político alternativo que pudiera reforzar la divisióy el partidismo estrechoSin la rebelióde la juventud dentro de los partidos políticos palestinos, ningún levantamiento efectuará cambios políticos realesLos sacrificiodel pueblo palestino serán en vano, incrementando la frustraciócon su sensación de impotenciaSería verdaderamente alarmante si esta frustraciómatara lentamente la fe palestina en su fuerza para liberarse. 

 

Khalil Shaheen: Activismo que evita las políticas tradicionales 

 

El sistema político palestino está cerca de su muerte después de abandonar su identidad como un movimiento de liberación nacional tal reconocer la legitimidad de un sistema colonial racista en los Acuerdos de Oslo. La ola actual de rabia es una rebeliócontra esta relación y la ideología en la cual está basadaLa ola es también una extensióde formade expresióy acción política que han evolucionado fuera del sistema organizativo y potico tradicional establecido en los ‘60, que por si mismo ha experimentado un declive lento y terminal. 

Sin embargodebemos reconocer la "coexistenciaentre los políticos tradicionalede la OLP, de la AP y de las facciones palestinas por un lado y las nuevas formade acciones políticas por otro, debido a la naturaleza transitoria del escenario presente.  En particular, el movimiento nacional tradicional continúa teniendo un papel político a pesar de su incapacidad para lograr su meta histórica de lograr los derechos nacionaledel pueblo palestino. 

Esta realizaciódebería estimular a los palestinopensar estratégicamente sobre las repercusionelo necesario para restaurar el proyecto nacional palestino y un cuerpo nacional capaz de lograr sus objetivos. 

En los últimos añosalgunos han adoptado la posicióde que no es necesario reconstruir el movimiento nacional como un prerrequisito para adoptar programade acción. Antes creen que reclutar una amplia gama de actoreen programas participativos de accióeel camino para reconstruir el movimiento nacional. Este enfoque se centra en crear un nuevo sendero basaden la unidad de los palestinos en la patria y en la diáspora. El movimiento global del BDS, el movimiento por el derecho al retornoy los comités de resistencia popular contra el Muro de Separacióson todas expresionede nuevas formade acciófuera del marco tradicional de la acción de los partidos políticos. 

Del mismo modola ola actual de rabia es una nueva forma de acción popular y basada en la juventudEl sistema de partidos políticos tradicional falló en predecir las consecuenciade estas acciones en un momento de división acentuada y conflictos internopor el poder y la influenciaEsta ola podrá desfallecer o intensificarse, pero parece ser una de una serie de olas que continuarán ganando impulso hasta que se transformen en un tsunami expresando el reconocimiento colectivo de la causa palestina como la liberación nacional y la necesidad de reconstruir las estructuras nacionales e institucionales capaces de crear un nuevo sendero para la lucha. 

La actual ola de rabia muestra que hay una nueva generación redefiniendo las relaciones del pueblo con la ocupacióisraelí como basadas en un conflicto antes que en un "entendimiento". Lo hace desafiando el monopolio de los políticos dentro de los bantustanes controlados por la PA, a la que la ocupación israelí está transformando en un agente administrativo, económico y de seguridad dentro de un sistema de dominación colonial. 

Sin embargoesto no significa el fin del papel político de las facciones, a pesar de su situación de división interna y su falta de legitimación popular. Las faccioneaún gobiernan la práctica de los políticoy las formade la resistencia armada, especialmente en la Franja de Gaza. Ellas dominan la PLO, la PA, los sindicatos las asociaciones de profesionaley los cuerpos de estudiantes. 

Los signos actuales de las nuevas formas emergentes de acción política y lucha pueden parecer similares a aquellos presenciados a finales de los ’50 y principios de los ‘60 donde una generación joven usaba unas condiciones árabes e internacionales favorables para abrir camino a una lucha que derrocó los liderazgos pre y post Nakba en un espacio de tiempo relativamente cortoEsa generación desarrolló cuerpos politicos y grupos armados que derivaban su legitimación del pueblo, que proclamó su adhesión al nuevo liderazgo sin elecciones. 

Sin embargolas condicioneson diferentes hoy y los elementos clave de este proceso aún están desaparecidosAún hay espacio para que los actores tradicionalehagan su papelAún no será posible restaurar las políticas como una actividad organizada con un amplio compromiso popular a menos que las metas, los métodos de trabajo y las reglas cambienEn algún momento, los partidos tradicionales deberán negociar con las nuevas formas de activismo político que están redefiniendo las relaciones con los colonizadores. 

Esto requerirá trabajar con las generaciones más jóvenes para establecer las metas y demandade la actual ola de rabia antes que intentar monopolizarla o contenerlaEsto podría ayudar a transformar  las formas de acción política de los partidos tradicionales en una lucha proactiva conducida por las generaciones más jóvenes y acelerando la evolucióde un levantamiento exhaustivo capaz de crear un nuevo sendero en la lucha por la liberación. 

 

Jaber SuleimanSuperando una paradoja para reconstruir el movimiento 

 

El movimiento juvenil subterráneo en Palestina eleva varias preguntas con respecto a sus motivos, causas, y naturalezaEs una expresióde despecho y frustración o un espíritu nacional reavivado? Está disparado por la división palestinapor el destrozado estado de la APpor la caída del proceso de Oslo y de la solución de los dos estadospor la expansión agresiva de los asentamientos israelíespor la profanación de los santos lugares o por el interés árabe declinante y la negligencia internacional por la causa palestina? Evolucionará en un levantamiento popular como en la primer intifada o quedará como una expresión de rabia que pronto se desvanecerá? Que condicionedeberán cumplirse para que este movimiento evolucione en un levantamiento guiado por un liderazgo nacional unificado y con un programa nacional? Que papel deberían jugar las facciones de la OLP y el liderazgo total palestino para reforzar y proteger el levantamiento y desarrollar un liderazgo nacional unificado, dada la institucionalizacióde la división palestina? Y como? 

Este movimiento juvenil sin precedentesque es conducido por palestinonacidos por la época de la firma de los Acuerdos de Oslo, está dirigido contra la ocupación. Y también incluye rabia y protestas contra la AP y su actuación política, que es responsable del actual estado de la causa palestina en general y de las condiciones de la OLP en particular. Esta es la paradoja que enfrentamosComo pueden las facciones palestinasdentro y fuera de la OLPque ayudaron a crear el actual estado de las cosas contribuir a desarrollar el movimiento y crear un liderazgo unificado? De hecholas faccioneno pueden ni ser excluidas ni exentas de responsabilidad, especialmente dada la falta de un movimiento alternativnacional o popular, o un bloque no faccioso (un bloque histórico en el sentido de Gramsci) capaz de formular un cuerpo nacional general que incluya a todos los palestinos. 

La importancia de la coordinacióentre el liderazgo político y la juventud que se está enfrentando a la ocupaciódiariamente no puede ser exageradaEsto no significa que las facciones sean libres para secuestrar y explotar el movimiento para lograr otras metas que no estén en la línea de pelear con la ocupación, terminando con la divisióy encontrando un camino fuera del impase palestino actual, especialmente mientras el pueblo palestincontinúpagando el precio por el camino en el cual fue explotada la primer Intifada para firmar los Acuerdos de Oslo. 

Hay tareas urgentes a nivel nacional para que acometamos entre todosLas facciones no deberían sobrecargar el movimiento juvenil ni empujarlo a la militarización o al logro de resultados rápidos como el fin inmediato de la ocupacióque ellos mismos han fallado colectivamente en realizarEn consecuenciahay necesidad de ponerse de acuerdo en fases modestas y en metas tácticasLas faccionedeberían tratar esta ola como un paso en el largo y espinoso camino de la lucha, y deben contribuir y apoyarla en esas basesLas faccionedeberían escuchar a las generaciones más jóvenes e incluirlas en el liderazgo de campo y en los comitéque necesiten ser creados. 

Los partidos deberían centrarse en formar un liderazgo político unificado que represente todas las facciones, aún antes de terminar con la división, y así mantener la firmeza en el pueblo palestino y prepararse para una larga batalla con la ocupación. Esto es indispensable para desarrollar al movimiento juvenil actual en un levantamiento popular y en una desobediencia civil extensiva igual que la marcada por la huelga de 1936, junto con las batallas diplomáticas y legales contra la ocupación israelí en el frente internacional. Para lograr estos esfuerzosla coordinación de seguridad con Israel debe cesar inmediatamentecomo un paso esencial hacia el desmantelamiento de la estructura administrativa legal de Oslo. Las funciones de la AP deberían ser reconsideradasy la divisióentre Hamas Fatah debería ser superada así la OLP podría ser reconstruida en una fundación nacional inclusiva. 

Las fuerzas contra la ocupaciónque incluyen las instituciones de la sociedad civil, las organizaciones populareslos sindicatoslas asociaciones profesionales, las universidades y la campaña de BDS deben comprometerse más activamente en el movimiento juvenilEllas necesitan usar sus lazos internacionales con los grupos solidarios y los movimientos anti-discriminacióy anti-ocupaciópor todo el mundo para apoyar a la juventud y su impulso paea terminar con la ocupación. 

 

Mjiriam Abu Samrala juventud palestina un día redefinirá las políticas palestinas 

 

Para dirigir la el tema general de porqué los partidos políticos históricono han sido capaces de catalizar la actual frustración de la juventud por lo menos necesitamos considerala manera en que los políticos palestinos han sido transformados, primeramente el cambio en el discurso político y en la estrategia de la OLP desde la lucha por la liberacióa la construcción del estadoEsto privó a la lucha de sus principios fundacionales y lentamente minó sus estrategias: Una normalización neo-colonial con el ocupante reemplazó el marco original anti-colonial quedaba forma a la luchaComo resultadoel movimiento nacional quedó paralizado en términode su capacidad para las movilizaciones populares. 

La relación neo-colonial entre el colonizador y el colonizado aisló al liderazgo palestino de sus distritos electorales y la lucha se estancóLa crisis entre Hamas Fatah euna demonstraciólas complejas condiciones colonialeimpuestas a los palestinoy la incapacidad de los partidos palestinos de dar prioridad a la voluntad de su pueblo por encima de los intereses neoliberalesAunque su más aguda manifestacióela crisis Fatah-Hamasel proyecto neoliberal acomodado por Oslo ha afectado a todos los partidos palestinos en varios grados y los ha hecho incapaces de dar expresión a la voluntad popular. 

Con este amplio marco en mentees improbable que veamos ningún papel significante para los partidos históricoen el levantamiento actual  a menos que restauren la visión política anti-colonial y el discurso del movimiento palestinoSin embargoun cambio tan radical significaría la extincióde la clase dominante y el desmantelamiento del aparato de intereses económicos y políticos en la OLPEste es un riesgo que el liderazgo palestino parece reacio a asumir en este momento. 

Ciertamente, cualquier otro esfuerzo para dar un sólido duradero liderazgo a los movimientos   espontáneos sobre el terreno necesita reponer la liberacióy la justicia en el centro de la luchaEs más probable que la juventud palestina juegue eventualmente un papel en la redefinición radical de las políticas palestinas antes que los partidos históricos hagan una genuina contribucióal actual levantamiento. 

Con respecto a estodeberíamos prestar atencióa los nuevos esfuerzos que llegan desde la juventud palestina en la Diáspora (shataty en la Palestina histórica, que están dando un marco político sólido al actual levantamiento y, en general, al descontentpalestinoEs demasiado pronto para evaluar el potencial estratégico de esas iniciativasaunque  es importante destacar el discurso radical que están avalando. También es importante reconocersobre todoel agotador esfuerzo de reunificar – aunque solo sea simbólicamentepor ahora – el mensaje político de todos lodistritos electorales de la sociedad palestinaaquellos bajo la ocupacióCisjordania y Gaza, aquellos en palestina del ‘48” y aquellos en la Diáspora. Verpor ejemploel llamamiento a la movilización transnacional de la juventud palestina por todo el mundo el 29 de Nov.día que las Naciones Unidas declararon como el día internacional de la solidaridad con el pueblo palestino. 

Tales esfuerzos son una nueva trayectoria para los políticos palestinos que intentan unificar la sociedad palestina alrededor de una visión compartida de justicia, liberacióy regresoEstas iniciativas nacientes pueden hacer un nuevo espacio para el surgimiento de un liderazgo nacional capaz de elaborar –y mantener – unestrategia renovada de resistencia para la lucha palestina. 

 

Belal ShobakiEs el turno de los partidos políticoque aún puedan movilizarse 

 

El movimiento popular actual hace cada vez más urgente que los partidos políticos superen los intereses partidarios y contribuyan a la expansiódel activismo civil y social. Fatah y Hamas tienen una oportunidad de oro para moverse más allá de su preocupaciópor los asuntos institucionales que conciernen a la dirección de la AP y para actuar de una manera que beneficie su identidad como movimientos de liberacióbajo la ocupación. Todas las facciones deberían unir filas para redactor una agenda nacional que transciendOslo y la estructura institucional que incapacita la lucha palestinaPueden usar la maquinaria mediática para reconstruir una cultura política, económica y social que nutra el levantamiento en vez de polarizarlo y hacerlo movilizaciones partidistasEsto implicaría un cambio de conducta en los hábitos de consumo necesarios de los palestinos, especialmente en Cisjordania. 

Fatah podría encontrar difícil el emprender tales accionesdado que se identifica con las instituciones de la APSin embargolas pérdidas para Fatah serán mucho más grandes si no cambiaLa disposición de ánimo general del blico palestino, incluyendo los distritos electorales propios de Fatah, difiere completamente de la creencia del liderazgo politico de que los sucesos actuales son solo una "ola de rabiaque puede ser controlada por las agencias de seguridad y explotadas para dirigir las negociacionecon Israel. El fallo de las facciones palestinas de movilizarse por una confrontación abierta con la ocupaciómientras el levantamiento juvenil continúa sin duda generará líderes de campo que serán más capaces de dirigir la escena que aquellos sentados en sus oficinasEsto llevaría a ampliar la brecha entre las fuerzas en el campo libres de regulaciones y las restricciones partidarias de las burocracias gubernamentales. 

Tal movimiento debería mirar más allá de las opciones de Fatah y HamasEl Frente Popular por la Liberacióde Palestina y la Jihad Islámica podrían movilizar reuniones y manifestaciones más fuertes contra la ocupación. Ambas disfrutan del respeto del pueblo palestino y tienen más libertad que Hamasque ha sido el blanco de una doble campaña de seguridad en Cisjordania por parte de Israel y la AP PA. Ambos movimientos podrían trabajar con otras facciones para apoyar confrontaciones abiertas con la ocupación israelí y hacer un llamamiento por la formacióde comités coordinadores para dirigir el levantamientoEstos comités podría más adelante evolucionar en un liderazgo conjunto que más tarde se vuelva una parte integral de la OLP como parte de un programa para reformar la organizacion. 

Sin embargo, crear un nuevo espacio depende de superar las experiencias pasadas y específicamente la experiencia de la fórmula de Oslo por la solución de dos estadosLos actores que actualmente monopolizan las instituciones políticas palestinason los únicos que aún vuelven a esa fórmula. Si el público transforma el levantamiento en un rechazo a Oslo, además de enfrentarse a la ocupación, o nuevos líderes emergerán que buscarán nuevas opciones o los líderes actuales se verán obligados a cambiar su retórica y su conducta política. 

 

Alaa TartirLas políticade la confrontación 

 

Quién protegerá y construirá sobre la actual ola palestina de rabia que violentamente recorre los TPO (OPT por sus siglas en inglés)y cómo? La respuesta a esta pregunta debería preocuparnos profundamenteLos continuos sacrificios del pueblo palestino no deberían ser explotados por la élite política tradicional palestina  una vez más  como una carta en alguna nueva ronda de malogradas negociacionesTampoco debería volverse un camino para que las autoridades lo usen simplemente para liberar la rabia de la juventud. 

La prolongada incapacidad de los líderes palestinos tradicionales para realizar las aspiraciones palestinas ha creado una oportunidad para los líderes no tradicionales, incluidos los actores de la sociedad civil palestina y los oponentede la APSin embargoaún no han hecho pleno uso de esta oportunidadEs necesaria una transformación estructural en el liderazgo palestinoSe necesitará tiempo, recursos y determinación política así como movilizaciones de masas en los momentos clavesLas formade lucha y los objetivos políticoestán entre las cuestiones clave para ser resueltaLa alternativa está tomando formapero aún es muy joven, como la juventud revolucionariaEs importante resolver estas cuestiones rápidamenteSin el apoyo necesario y los mecanismos para coordinar los esfuerzos y las iniciativas, el movimiento morirá rápidamente. 

Los líderes palestinos no tradicionales deberán actuar ahora para aunar sus esfuerzos creando una estrategia para la lucha que genere la potencia y la energía de la ola antes que secarlaEs una exigencia exagerada, pero es el único camino para evitar otra decepción que aumente la frustración y la desorientación existentesLos momentode transformación histórica nunca son fáciles. 

El camino a seguir implica ciclos de confrontacióen muchos frentes diferentes. En otras palabrasla confrontacióno debería estar limitada a las barreras de los puestos de control militares sino extendida a las otras esferas, como la política, económica o informativaCiertamente, la confrontacióeuna situacióde colonizacióeel único camino para cambiar el equilibrio de la ecuación del poderdesafiando los hechos sobre el terreno y construyendo un sendero al futuro. 

Los movimientos actuales de la juventud y de los líderes no tradicionales en la sociedad civil encarnan las políticas de confrontación: usan la acción colectiva para desafiar a las autoridades y a sus reclamaciones de representación. Sin embargonecesitamos movernos del actual estado de rabia a un movimiento que represente a la sociedad palestina en su conjunto, transformándola en una sociedad bien fundada en los movimientos socialey en redes horizontaleque se centren en temas políticos, económicos y sociales. Esto puede ser hecho construyendo sobre los movimientos sociales existentes y sobre otras redes para promover metas colectivas, trabajando por la liberacióde la colonizacióy desafiando a las autoridades y a las élites represivasEsto puede transformar la actual corriente de rabia en un estado permanente de confrontaciócon los colonizadores así como en un movimiento social sostenible que lleve a los colonizados más cerca de la libertad y la auto-determinación. 

 

 

x

Select (Ctrl+A) and Copy (Ctrl+C)