Informe semanal de las violaciones israelíes en Cisjordania, del 29. Nov al 7. Dec. 2014
Posted in

Informe semanal de las violaciones israelíes en Cisjordania, del 29. Nov al 7. Dec. 2014

La ocupación israelí continúa sus crímenes y violaciones de los derechos humanos contra los palestinos en Cisjordania y Gaza prácticamente a diario. La agresión por parte de las fuerzas de ocupación en Jerusalén continúa: demoliciones de hogares, arrestos arbitrarios, redadas policiales, el bloqueo de aldeas enteras, las invasiones diarias a la mezquita Al Aqsa por parte de colonos acompañados de policías, la deportación de los residentes de Jerusalén y una presencia intensiva de fuerzas de ocupación en la ciudad vieja han sido las características principales esta semana. En Cisjordania continuan las invasioned diarias a las aldeas y los arrestos arbitrarios mientras las calles principales de las distintas aldeas y ciudades son patrulladas arriba y abajo por jeeps militares.

En Jerusalén, dos hogares han sido demolidos por excavadoras en el pueblo de Issawiya. Durante la demolición del edificio perteneciente a Isaac Mustafa Hamdan, las fuerzas de ocupación atacaron a la familia, golpearon a algunos miembros de la misma y le dispararon a uno de los hijos de Isaac Mustafa a quemarropa en el estómago con una bala de metal recubierta de goma. El otro edificio pertenecía a Ahmad Al Masri.

Cuando llegaron las fuerzas de ocupación a la aldea para empezar la demolición de hogares, el pueblo de Issawiya salió a las calles en solidaridad  para defender las propiedades.  Las fuerzas de ocupación reprimieron la protesta e hirieron a muchas personas. Algunas de ellas tuvieron que ser llevadas al hospital. En el campo de refugiados de Shuafat han sido destruidos 20 comercios por las excavadoras de la ocupación ceca del puesto de control militar que aísla el campamento de Jerusalén. El edificio donde estaban ubicados los negocios pertenece a la familia Adajani, y estaba situado a la entrada del campamento. Mientras la gente que vive en el campamento estaba defendiendo sus negocios, surgieron enfrentamientos con las fuerzas de ocupación y siguieron durante horas antes de que se pudiera efetuar la demolición. Docenas de residentes han sido heridos.

En la ciudad vieja, la policía israelí prohibió las reformas y los trabajos de mantenimiento dentro de la Puerta de la Piedad en la mezquita Al-Aqsa. Cinco colonos atacaron y golpearon a Magdi Majid Najib de 26 años en la estación del metro ligero en la zona cercana a la puerta de Damasco mientras estaba comprando el boleto para ir a su trabajo en Jerusalén Oeste. Otro grupo de colonos judíos atacaron y golpearon a otro palestino en el barrio Ras al Amud de Silwan, al Sur de la mezquita Aqsa. Este sufrió heridas graves y fue llevado al Hospital Makassed para ser atendido. En Jerusalén Oeste hubo otro ataque contra un taxista. En el asentamiento de Mishor Adomim, ubicado en la principal autopista de Jerusalén a Jericó, un joven palestino fue tiroteado por un guardia de seguridad israelí del asentamiento,  la jerida fue grave y tuvo que ser trasladado al hospital parav ser atendido de emergencia.

Colonos israelíes dispararon a una de las aulas de una escuela bilingüe cercana a Beit Safafa, al Sur de Jerusalén y gritaron eslóganes racistas anti árabes pidiendo el asesinato de los árabes. Grupos de colonos judíos, acompañados por unidades de seguridad especiales de la policía, siguieron invadiendo la mequita Al-Aqsa desde la Puerta Mughrabi.

En Hebron las violaciones israelíes se concentraron al Sur de la ciudad, donde  8 comunidades beduinas están amenazadas de expulsión. Las comunidades dependen principalmente de la cría de ganado.

Las fuerzas de ocupación israelíes notificaron a la familia de Samir Mohammed Hassan Hmamdh de la orden de demolición para las tiendas en las que habitan en los barrios de Altaban y Almafqara en Yatta, al Sur de Hebron. Los militares entregaron otras notificaciones a Hmamdh y a otras familieas anunciando la inminente demolición de tres tiendas en la zona empobrecida  cerca de Tuwani. Nasser Mahmoud Khalil recibió el aviso de demolición del refugio de sus ovejas. Además, los residentes de Altaban recibieron avisos de demolición de viviendas con sistemas de paneles solares.

Un colono del asentamiento de Carmiel, al Sur de Hebron, atropelló con su coche a Mohammed Khalil Alhmamd, de 50 años. Mohammed Alhmamdh volvía a casa en su caballo en la aldea de Al Dairat al este de Yatta. Resultó herido gravemente y con una pierna rota. Su caballo resultó con las patas quebradas.

Colonos y guardias privados del asentamiento de Carmiel atacaron a Zayed Soliman Alhmalin (de 21 años) mientras pastaba sus ovejas en su tierra cerca del asentamiento.

Las autoridades de ocupación entregaron una orden de demolición al director de la escuela en Aldeirat que va enfocada a la cafetería de la escuela.

Las fuerzas de ocupación israelíes además repartieron órdenes de ‘detención de obras’ para los hogares que están siendo construidos en la zona de Safa en el pueblo de Beit Ummar, al Norte de Hebron. Munir Ahmed Radwan recibió la orden de detener las obras para su edificio de dos pisos, a Za’al Ibrahem  se le avisó de detener las obras de su refugio para ovejas. En la misma zona, los militares invadieron varias casas inspeccionando los estanques de agua para regar la cosecha y amenazando a sus dueños.

En Belén soldados acompañados por personal de la administración civil israelí entregaron órdenes de detención de obras a cinco residentes de la aldea de al-Khader, al Sur de Belén, que estaban en el proceso de construir sus hogares. Estas órdenes han sido emitidas a pesar de que la zona en la que se están construyendo en la zona C, una zona teóricamente bajo el pleno control de la Autoridad Palestina. Los residentes son Ashraf Mohammed Issa, Mohammed Abu Galyoun, Mahmoud Sobh, Musa Ahmed Essa y Hassan Issa.
En Ramallah la mayoría de las violaciones fueron en el distrito de Ramallah, donde se produjeron las confiscaciones de tierra o los ataques de los colonos sobre las comunidades palestinas y sus residentes.

Esta semana se han emitido órdenes militares para confiscar docenas de acres de tierra de las aldeas al oeste de Ramallah. Otras órdenes prohíben a los palestinos construir en su tierra. A los habitantes de la aldea de Rantis les han entregado órdenes militares para la confiscación de 231 dunums de tierra de las aldeas vecinas (Rantis, Shaqba, Qibya y Bodrus). Las órdenes justifican las demoliciones por ‘razones de seguridad’. De hecho, esta tierra está ubicada a lo largo del Muro que corta a través de la tierra de esas aldeas. En el mismo contexto, el ejército israelí emitió órdenes que prohíben  a la gente de las aldeas de Rantis, Aboud y Shaqba construir en sus tierras cerca de los asentamientos de Ofarim y Beit Arie. A la gente además se le ordenó parar todas las obras en curso. Otra órden de confiscación de tierra fue emitida por 48 dunums en la aldea de Rantis, al Noroeste. La orden de confiscación admite abiertamente que está emitida “por fines de expansión militar en la región”.

Un grupo de colonos del asentamiento de Psagut, que está construido en la tierra de la ciudad de Al Bireh,  atacó la casa de Yousef Allan Qur’an. Arrojaron piedras y destrozaron las ventanas de la casa.
Otro ejemplo, varios colonos arrojaron un cóctel Molotov a una de las casas del campo de refugiados de Jalazoun, lo que produjo un incendio que quemó parte de la casa. Dos palestinos de la aldea de Beit Illo, al oeste de Ramallah, han resultado eridos después que los colonos les dispararan cuando volvían a casa del trabajo. Ellos son Ahmed Akram Zeyadeh y Thabet Abdul Karim Bazzar. Otro grupo de colonos israelíes lanzó un ataque sobre un coche palestino perteneciente a Mohammed Ibrahim Daissat, cerca del asentamiento de Shilo, al Norte de Ramallah.

En Salfit la tierra de los granjeros de Salfit anf Kifl Hares ha sido arrasada con excavadoras para permitir la expansión de la carretera del asentamiento de Ariel y sus infraestructuras del lado occidental.

En Nablus la mayoría de las violaciones fueron parte de un intento de crear una atmósfera general de miedo e inseguridad en las comunidades palestinas. Los colonos provocan y acosan a los granjeros en sus tierras, y a la gente que va conduciendo o caminando por las calles principales. Los colonos del asentamiento de Itamar cortaron unos 60 olivos del valle del Jehear, al este de la aldea de Aqraba, al sur de Nablus. Los árboles pertenecían a Shaher Saeed Ahmed y Majed Saeed Bani Jame’. Por último, un grupo de colonos irrumpieron en la aldea de Burqa, al Norte de Nablus.

en_USEnglish