8 de Marzo: Inspirándonos en la fortaleza y la lucha de las mujeres en Humsa
Posted inDesde Palestina

8 de Marzo: Inspirándonos en la fortaleza y la lucha de las mujeres en Humsa

“Las mujeres han sido una nota al pie en un sistema definido masculino. Y si las mujeres son la nota al pie, las mujeres aborígenes son la nota al pie de la nota al pie.”

Esta declaración hecha por la autora Mohawk Patricia Monture contiene con certeza la situación de las mujeres palestinas. El hecho de que las mujeres palestinas sean la nota al pie de la nota al pie es debido a nuestra sociedad orientada a lo masculino y a la actual Nakba. La opresión tanto del proyecto colonial israelí como del heteropatriarcado perpetúan y exacerban la subordinación, la subyugación y la inferioridad de las mujeres palestinas.

Sin embargo, las mujeres palestinas, sea dentro de la esfera doméstica, en el lugar de trabajo, dentro de la esfera de la arena política o dentro de las prisiones coloniales israelíes no están ni pasivas ni silenciosas. A través de sus prácticas diarias de resistencia, presionan contra su opresión y contra su marginalización causadas por la subyugación interseccionaldad israelí y la opresión heteropatriarcal.

El 8 de Marzo, expresamos la sistemática invisibilidad y a menudo los no reconocidos papeles de las experiencias de resistencia de las mujeres palestinas al régimen del apartheid israelí. También enfatizamos que no habrá una Palestina libre a menos que las mujeres palestinas estén libres del doble castigo de la opresión y la marginalización.

Compartimos las voces de las mujeres en la comunidad beduina de Humsa, al Norte del Valle del Jordán, y su fortaleza y su lucha como una inspiración para todas nosotras.

Mujeres de Humsa: Guerreras contra la limpieza étnica israelí

Desde Noviembre del 2020, las fuerzas de ocupación israelíes han estado  asaltando repetidamente la aldea de Humsa y demoliendo las peopiedades de los residentes palestinos. Desde principios del Febrero pasado, la violencia israelí contra la comunidad se ha intensificado. Esto ha dado como resultado arrasarla cinco veces en un mes. Decenas de residentes de Humsa, incluyendo mujeres y niños han terminado sin hogar.

Hablando sobre la brutalidad israelí, Om Soliman (Madre de Soliman) de 50 años dijo:

La ocupación israelí afirma que nuestra tierra ancestral es una zona militar cerrada. Esto es una total mentira. Esta tierra es nuestro lugar y el de nuestros rebaños para vivir en él y forjar el futuro de nuestros hijos.

Queremos vivir una vida segura y pacífica sin violencia ni demoliciones. Nuestros niños quedan aterrorizados cuando los soldados invaden nuestra comunidad. Nos siguen preguntando: “Van a venir los soldados israelíes a demoler nuestras casas?”

Nuestros muebles y nuestras propiedades está a la intemperie desde que nos han demolido nuestras tiendas. Yo y los otros trece miembros de mi familia tenemos que dormir en una tienda pequeña.

Image

Las fuerzas de ocupación israelíes obligan a  Om Soliman, a sus hijos y a sus nietos a vivir en condiciones extremas. Sin embargo, ella está determinada a quedarse en su tierra. Declaró: “La ocupación israelí quiere que abandonemos la zona y apoderarse de nuestra tierra. Aún así, no nos iremos. Continuaré inculcando en mis nietos el coraje, el sentimiento de sumud [en árabe firmeza] y la determinación de proteger Humsa y mantener nuestra existencia aún después que yo me muera.”

Como Om Soliman, Om Bilal, una madre de diez hijos tiene una voluntad de hierro para continuar la lucha contra la limpieza étnica israelí quedándose firmemente en Humsa.

Aunque la ocupación israelí destrozó la propiedad de su familia cinco veces, Om Bilal ha hecho todo lo que ha podido para mantener una vida normal a pesar de la situación anormal.

Image

Om Bilal necesita llevar cada día comida a la mesa para sus diez hijos. Por eso, hasta sobre los escombros de su casa, Om Bilal continua haciendo y vendiendo productos lácteos. Cuenta: “El hecho de que la ocupación israelí siga demoliendo nuestra propiedad no significa que rindamos nuestra vida. Nunca dejaré de ayudar a mi esposo para asegurarnos un ingreso que nos permita vivir aquí.

Intisar, de 27 años, una madre de tres niños nos cuenta lo que ella, su esposo y los niños encontraron el 3 de Noviembre, cuando las excavadoras israelíes arrasaron su propiedad. Ella dijo:

“Las fuerzas de ocupación israelíes nos impidieron sacar nuestras cosas antes de empezar la demolición. Mis hijos estaban llorando al perder sus juguetes bajos los escombros de la tienda que era nuestra casa.”

Image

Aunque Intisar vio su casa hecha escombros en un parpadeo, aún sigue fuerte con la cabeza alta. Para aliviar el apuro de sus hijos, sigue buscando sus juguetes entre los escombros hasta que los encuentre. Cuidar de sus hijos aún en los momentos más oscuros es importante para Intisar ya que, como cree, sus hijos son el future de Humsa.

Las prácticas diarias de Om Soliman, Om Bilal, Intisar y otras mujeres de Humsa acumulan historias heroicas de sumud [firmeza] y resistencia. Es a través de estas prácticas que esas mujeres, las guardianas de la existencia palestina allí, obstruyen los esquemas de los asentamientos israelíes.

en_USEnglish